Relato: Soy cura, y Purita me saca la leche a mamadas



Relato: Soy cura, y Purita me saca la leche a mamadas

Hola, la historia que voy a contar es totalmente verídica,
pero sólo la puedo contar de forma anónima porque sino me dejarían el culo hecho
trizas en la cárcel.


Resulta que soy un hombre normal al que se le ha privado (por
su trabajo), de tener relaciones sexuales. Evidentemente soy cura, aunque un
cura algo revoltosillo, porque me he saltado todas las reglas canónicas, y
aunque sé que no seré bienvenido en el cielo, no me importa porque sé que no
existe; el problema es que ahora estoy madurito para aprender otro oficio, por
eso sigo con mis tertulias parroquianas¡¡¡.


El caso es que hace unos 20 años me ordené sacerdote y me fuí
a un pequeño pueblo de Ávila a ejercer. Cuando llegué me dí de bruces con un
pueblo casi abandonado en el nacían pocos niños/as y donde la mayoría de la
gente joven había emigrado a Madrid, con lo cual sólo quedaban viejillas,
viejillos y alguna que otra persona que se conformaba con su "status quo"
adquirido.


Cuando entré en la rectoral (o casa del cura) casi me da un
soponcio, era más tétrica que el convento mayor, tenía goteras, casi sin luz, un
cuarto de baño para animales y pensé que mi antecesor procuraba una vida austera
para ganarse el cielo. Pero no fue así.


Dormí aterecido del frío bajo una manta, y al amanecer, que a
mi se me antojaba eterna noche, me vinieron a recibir todas las beatas del
pueblo con sus hijas y nietas, y como no, el tonto del pueblo "Fulanito", en
fin. Me vestí con mis mejores galas a la espera de montarle un cirio encendido a
la congregación por el sitio que me tocaba para vivir.


Llamaron a mi puerta y fuí al encuentro, todas me dieron la
bienvenida con sus mejores postres, y regalos varios, pidiendo mi mano para
poderla besar con gran emoción y arrodillándose ante mí, claro yo alucinaba
pensando la clase de pavo tirano que sería mi colega anterior. Por lo visto éste
no vivía en esa cloaca sino que estaba con dos hermanas ancianas, pero un día la
palmó una, al poco la otra, y éste de la pesadumbre se debió deprimir y palmar
en nada.


Pero el caso es que las beatas me dijeron que no permitirían
que yo viviese en la rectoral en ese estado y que ellas se ocuparían de mi
alojamiento, de hecho, había peleas por obstentar tan preciado alojamiento.
Joder¡¡¡ pensé yo, ya me veo viviendo entre cuatro viejas y rezando hasta pa
cagar. Mañana mismo llamo al ministro de Dios y le digo que o me ponen una
vivienda digna o me cisco en sus muertos y me voy de allí cagando hostias.


Bueno les dije que no se preocuparan que yo sabía
arreglármelas solito. Al día siguiente hice lo propio y me dijo el muy perro del
colega supremo que ni de broma, que tenía que esperar unos 18 meses porque no
había dinero para obras de ese estilo, y como todavía no existía el Ikea, me
tendría que poner en plan pepe gotera y arreglar y amueblar la casa con mi
dinero. Y qué puto dinero??? Si era mi primer curre¡¡¡. Le dije que me iba y el
muy cabrón me dijo que si lo hacía no volvería oficiar misa en lo que me quedaba
de vida. Así que le deseé que se colase con su mierda por el retrete de oro que
tenía en su palacete, y colgué.


Después de mucho meditar, pensé que si yo elegía dónde me iba
a quedar igual no era tan mala idea la de alojarme por cierto tiempo en casa de
una mojigata. Así que me fuí al tajo, entré en la iglesia que no estaba muy
chunga para aquella época y allí estaban todas, (y el tonto del pueblo, claro),
y me dispuse a ofrecer la omilía.


Les dije lo que esperaban oir, y al finalizar me preguntaron
que qué iba a hacer. Les dije que no había guita pa obras y que pudiese ser que
me fuese una temporada a sus casas. Ya se pusieron tontas y se alegraron, se
volvieron a pelear, en fin, les dije lo de que aquello era la casa de Dios, por
los modales, y que si no les molestaría que fuese a ver sus casas para elegir yo
mismo, (no es por ná), mi destino.


Así que el día siguiente lo dediqué por completo a visitar
sus casas, y en una de ellas hayé algo que me gustó mucho, además de ofrecerme
de todo como las demás, esta era de una mujer de campo sin letras y bastante
ignorante la pobre, viuda de unos 40 años y con una hija de 8 añitos. Ésta era
la propia, no esperaba que me diesen mucho la paliza pues su relativa juventud
parecía garantía.


Así que las reuní a todas y les dije que por la proximidad a
la iglesia, había decidido elegir la de "Pura", una se enfadó porque dijo que la
suya estaba tan cerca, pero yo le dije que además ésta me ofrecía una habitación
con vistas directas a la iglesia, y se tuvo que joder.


Allí me instalé y me acomodé de verdad, Pura era muy
servicial y diría que obediente y sumisa, lástima que era gorda y fea, además no
me molestaba nunca porque yo así se lo hice saber y porque se pasaba el día
trabajando en el campo.


La que era mucho más bonita y tremendamente sumisilla era
"Purita", su hija, además su madre me había encomendado la misión de educarla
porque habían cerrado el colegio hacía varios años y los otros 3 niños del
pueblo ya habían dejado de ir al cole, y por ello no quería mandarla sola a
estudiar lejos.


Si algo bueno tiene ser sacerdote, es el respeto, más bien
diría temor, que tienen los demás mortales hacia tu persona y que realmente se
creen que obras en consonancia con los dictados directos de Dios. Aquí con la
religión católica y en China con la Mahoísta, en todos lados¡¡¡. Pero de eso ya
se han encargado otros durante más de 6.000 años.


Bien, al principio todo fue normal, yo daba misa y preparaba
los ejercicios espirituales del oficio, Doña Pura se levantaba muy temprano para
dejarnos hecho el desayuno a su hija y a mí y no volvía hasta el mediodía de sus
labores campesinas. Después nos hacía la comida con la ayuda de su hija, fregaba
y volvía al campo hasta las 8 de la tarde. Hacía la cena y descansaba rezando el
rosario y de vez en cuando oyendo algún serial de radio o leyendo revistas del
corazón que era su pasión secreta, y lloraba de emoción cuando una folclórica se
casaba con un torero... Así era la monótona y tediosa vida de Doña Pura todos
los días salvo los Domingos donde preparaba la llegada de misa con devoción, y
algún otro día que rezaba por su difunto marido en el pequeño cementerio anexo a
mi "oficina".


La de Purita no era mucho más alegre, pues después de
desayunar iniciaba conmigo unas clases de catequesis y formación del espíritu
católico, después barría y limpiaba la casa otro rato, y después volvía conmigo
a formarse católicamente. Por la tarde le daba nociones de matemáticas y letras,
y cuando volvía su madre limpiaba y acondicionaba el corral de animales que
poseían. Dicho esto es de entender que para Purita, estar conmigo la hacía feliz
porque la libraba de tener que trabajar con su madre en el campo.


Con el tiempo empecé a tener frecuentes fantasías con Puri
pues en los meses de calor apenas vestía con una faldita corta a veces sin
braguitas y como yo mismo la despertaba también la vestía pues nadie iba a
pensar mal de un Cura, le ayudaba con sus trencitas, y cuando tocaba la bañaba
intentando tocar suavemente todo lo que me apeteciese, además su inexperiencia
la hacía tan apetitosa que llegaba a tener innumerables erecciones con mis
posibilidades. También procuraba mear varias veces delante de ella para que
viese mi polla flácida, e intentar que se diese cuenta del cambio si me llegaba
a ver erecto.


El caso es que empecé a maquinar mi historia, y fuí cada vez
más duro a la hora de ejercer mi dominio con ella pero siempre demostrándole que
mis actos y palabras eran producto de Dios, al que más pintaba como un demonio
que la castigaría siempre si no hacía lo que esperaba que hiciera, y
repitiéndole hasta la saciedad que Dios está en todas partes y lo ve y lo sabe
todo.


Por aquel entonces, Purita estaba ya en edad de recibir el
santo sacramento de la Comunión. Evidentemente le expliqué muy bien que aquel
pedazo de pan blanco era el Cuerpo de Cristo, y que el vino era su sangre, y que
las personas buenas lo tomaban para expiar sus pecados, pecados que aunque sólo
fueran de pensamiento, lo eran al fin y al cabo. Además todos éramos pecadores
por la herencia de Adán y Eva, (bueno ya saben el rollo, no?), por lo cual
siempre deberíamos comulgar para librarnos parcialmente de esos pecados.


Bueno la ñiña tuvo su comunión, con un banquete y su
respectiva fiesta. Yo le hice saber que desde ese momento siempre que tuviese
cualquier pensamiento debería comunicármelo, y yo le daría la comunión y el
perdón de Dios le vendría dado por mí.


Mis cursos de cine en el convento dieron su fruto. Preparé
una película en 8 milímetros donde grabando unas imágenes de la representación
de Dios en una sábana en movimiento, desenfocando con fuerte iluminación y
niebla, y con algún que otro truco de efectos especiales caseros, hice mi
montaje particular donde me hacía pasar por Dios. Distorsionando la voz grabé
también el mensaje que quería transmitirle, y una tarde que tuvo que acompañar a
su madre, puse un proyector de 8 m. casero encima de su armario de forma que
enfocase directamente a la pared que daba enfrente a su cama, la cual estaba
pintada de blanco y hacía como pantalla. Instalé asimismo dos pequeños altavoces
ocultos tras dos jarrones que distorsionaban más la voz en eco de la habitación,
y comprobé que todo funcionase bien.


Al día siguiente le dije que había estado hablando con Dios,
y me había dicho que quería hablar directamente con ella, pues tenía algo muy
importante que decirle. Esperé dos días eternos a que hiciese buen tiempo para
que su madre su fuese a trabajar, y asegurarme de que no vendría por allí a
fastidiarme el asunto.


Esa mañana su madre se fue muy temprano, y rápidamente fuí a
la habitación de Puri para asegurarme de que aún dormía y que yo iba a
despertarla con mi superproducción. Las persianas estaban cerradas y la
oscuridad era casi absoluta. Perfecto. Preparé el encendido y comenzó la
Función¡¡¡.


La imagen se refeljó y una voz suave comenzó a despertar
dulcemente a Purita:


- Hola querida Purita, no temas ni te asustes porque soy
Dios. Sí, el mismo Dios que te vió nacer y el que ha seguido tus pasos desde que
naciste.


- Yo quise que te llamases Purificación, como tu madre porque
sabía que ibas a ser tan puRa como el agua de un manatial, por eso te he elegido
para que puedas hablar conmigo como sólo lo pueden hacer algunos Sacerdotes de
Buen Corazón como el Padre Tomé (ese soy yo evidentemente) , para que confíes
plenamente en mí como lo has hecho hasta ahora, y además para que puedas
comunicarte conmigo por medio del Padre Tomé.


- Debes saber que a partir de ahora podrás tomar la comunión
de la Santa Ostia y el Santo Vino directamente de mi mano. Además que cada vez
que comulgues me harás muy feliz y así estaré premiando tu comportamiento en la
tierra.


- Por ello he dispuesto que sea la persona que más te quiere,
después de tu madre, la que te aporte la comunión, ya que yo no puedo estar ahí
en la tierra pues he de atender muchas almas que tengo en el cielo, y también
preparar a las que vengan cada día, así como vigilar desde lo más alto quién es
el que se comporta como buen cristiano y quien no.


- Así que cada vez que crea que te mereces la comunión yo
llamaré al Padre Tomé, y le indicaré que se acerque a tí para que tú puedas
tomar mi perdón. Para ello he dispuesto que sea su miembro más delicado el que
te ofrezca mi elixir. Ahí en la tierra le llaman Polla, pero para tí será mi
Cáliz.


- También he decidido que la Ostia y el Vino se mezclen en
una sola crema con aspecto de lechita. Debes saber que a tí te brindaré vino
blanco y ostia sagrada mezclada por mí con todo mi amor, por eso no debes
reparar en si el sabor es un poco salado como el Pescado o un poco amargo como
el Pomelo o la Lima, pues sólo se trata de mi comunión. Tendrás que aprender a
meter mi Cáliz en la boca y a chuparlo como si fuese lo más importante de tu
vida, y según note tus ganas por conseguir mi regalo, antes y más cantidad de
perdón te daré.


- Asimismo deberás tragarte toda mi crema con gran devoción y
disfrutando de cada gota de mi elixir, pues estarás probando Mi Sabor Celestial.
Por ello cada vez que el Padre Tomé te diga que debes comulgar, tú acepatarás de
buena gana y harás lo que él te diga sin pensar nada más que así es como yo lo
he dispuesto. Si te dice que debes tomar tu comunión desnuda no lo cuestiones y
nunca te niegues a lo que él te pida, pues yo seré el que le diga cómo debes
recibir tu perdón.


- No olvides que no debes ser descarada y pedirle la comunión
siempre que te apetezca y mucho menos delante de otras personas, si abusas de mi
confianza yo retiraré la tuya, y no serás seleccionada para venir al cielo
conmigo.


- Por último te impongo como la gran prueba de tu fé hacia
mí, que jamás le digas a nadie lo que tú haces con el padre Tomé, pues sólo
entro en contacto con las buenas personas como tú, y las demás deben pasar antes
otras pruebas. No olvides que no se lo puedes decir a nadie, ni siquiera a tu
madre o a tus amiguitas, esta facultad que te otorgo a partir de hoy debe ser un
secreto entre tú, el Padre Tomé y Yo, el sumo creador de todas las cosas.


- ¿Has entendido bien todo?


(Ella asombradísima y babeando dijo que sí con grandes
balbuceos).


- Sí, ssssi, ssssíii, gracias Mi Señor. Gracias a Don Tomé
siempre he sido tu servicial y entregada esclava para lo que Mi Señor tenga a
bien, siempre me portaré bien y haré todo lo que me diga el Padre Tomé. Gracias,
gracias, graciassss mi Señor... Pido humildes disculpas por encontrarme algo
dormida, pero he entendido todo lo que debo y no debo hacer, gracias Dios mío,
soy la niña más feliz de la tierra....Gracias...


- Bien, si tienes alguna pregunta debes hacérsela sólo al
Padre Tomé, a nadie más. Yo tengo que marcharme a atender a las almas que
sufren, y recuerda que te quiero y confío plenamente en tí, no me defraudes.
Adios Purita.


- Adiós mi Señor. Gracias. Pierda cuidado mi Señor que haré
encantada lo que se me pide... Gracias por elegirme a mí, graciasss... qué
suerte tengo Dios mío, qué felicidad, Gracias Dios mío, Gracias, gracias...


En ese momento Purita estaba entre llorando y riendo de la
emoción, tapándose por veces impetuosa la carita con su sábana e intentando
aguantarse las ganas que tenía de saltar en la cama, yo la vigilaba por una
rendija de la puerta trasera, y no podía creer que mi plan diese tan buen
resultado. En ese momento, apagué el proyector y me arrodillé a rezar ante la
imagen de mi habitación.


Al poquito llamaron a mi puerta con desesperación, no dije
nada.


- Padre Tomé, Padre Tomé............. ¿da Utd su
permiso?............... es muy importante, Padre, Padre......


Purita excitadísima abrió un poco la puerta y me vió rezando,
momento que sabía no debía molestarme, pero la pasión le pudo.


- Disculpe Padre.


Yo la miré, y le dije, - Purita, no sabes que no debes entrar
nunca en mi habitación sin que yo te autorice y mucho menos cuando estoy rezando
a nuestro Señor. Estaba hablando con Dios y me has molestado, debo castigarte,
(simulé un enfado).


- Perdón Padre, pero es muy importante lo que debo decirle,
es lo más importante de mi vida...


- No tienes disculpa, Dios quiere que sepas siempre saber
esperar tu turno, salvo ante una enfermedad grave, y a mí me parece que tú estás
muy sana...


- Lo estoy Padre pero.... pero.... es que no me va a creer,
peroooo he visto a Dios y me ha hablado a mí...


-Ya lo se Purita, precisamente cuando me interrumpiste estaba
hablando con nuestro Señor y me estaba contando lo que te dijo, pero ¡¡¡debes
aprender a esperar y a no desesperar¡¡¡.


Purita se quedó trabada, no creía que fuese verdad que yo
también supiese lo que le contó el supuesto Dios.


- Peroooo, peroooo, ........ también le dijo lo de.....


- Sí lo de tu comunión especial con Dios, y en la que yo debo
intermediar con mi atributo más delicado para que tú puedas beber directamente
la Santa Crema de Dios.


Purita abrió mucho la boca, y al momento se la tapó con
dulzura y sonrió, y dijo: entonces es verdad, Dios mío, gracias. Yo le dije que
viniese a mí y le dí un abrazo arropándola con mi cuerpo sudoroso y
tridimensional, (jé...).


Sabía que no habría nadie en casa por lo menos en 5 horas,
así que le dije que hoy por ser el primer día podría aprender a comulgar durante
toda la mañana.


Así que me dispuse a prepararla según mis planes. Le dije que
debería estar desnuda para llegar mejor a Dios, y que mientras yo me iría
preparando.


Ella se quitó ese camisoncito que tantas veces había
utilizado para masturbarme. También las Braguitas de algodón que tanto me
fascinaban. Por mi parte me desnudé hasta llegar a mi ropa interior. Entonces le
dije que viniese y se sentase conmigo en la cama.


- Purita, ¿tú nunca has visto a un hombre desnudo verdad?


- No, nunca Padre....


- Bien pues hoy es día. Debes saber que no todos los hombres
somos iguales, sin embargo ahora mi misión es la de ofrecerte lo que Dios
quiere, así que no te asustes, ni lo veas como algo pecaminoso porque Dios así
lo ha querido.


- De acuerdo Padre...


Entonces me quité el calzón y apareció mi polla dura como una
piedra. Ella miraba con asombro a la vez que con ganas de probar aquello. Bien
es verdad que no tengo una polla grande, de hecho totalmente erecta mide 9
centímetros y medio desde su base, pero ella sólo la había visto a la mitad y
sin estar así de dura. Entonces le dije:


- Quieres tocarla, lo se, hazlo sin miedo.


- ¿En verdad puedo padre?


- Claro, que no te de miedo.


Ella empezó a tocarla y su manita apenas podía abarcarla
toda. Entonces le expliqué cómo tenía que hacer, y enseguida comenzó un lento
movimiento con su manita arriba y abajo, buf, tenía las venas a punto de
estallar¡¡¡.


Entonces le dije que al ser la primera vez, Dios quería que
lo hiciese así, con su mano, para que viese cómo era la comunión que a partir de
ese día ella debía tomar directamente en su boquita, y que cuando Dios estuviese
contento comenzaría a echar crema por mi polla y ella la recogería en su mano
para poder tomarla después.


Ella asintió y no perdió detalle, abría mucho los ojos y se
limitaba a cambiar de mano para seguir con mi suave paja. En ese momento, le
dije que Dios a veces le gustaba tocar el cuerpo de la niña para así unirse más
a ella, y comencé a tocar sus hombros, sus bracitos, sus pezoncitos, y le dije
que abriese un poquito las piernas para tocarle su cosita, y así empecé a meter
un poquito la falange en su coñito sin vello, ummm qué rico¡. Seguí un poco más
y la hice voltear para tocarle las nalguitas y metí suavemente mi mano entre
ellas, me chupé un dedito y comencé a metérselo por el culito mientras ella
seguía mirándome y pajeándome.


Después comencé a tocarle la boquita y a pasar mi mano por su
rostro, a sobarle los labios, la nariz, los ojitos, yo tocaba un poco mi polla y
le volvía a pasar mi mano caliente, sudorosa y con olor a mi polla por la cara.


Al poco rato le dije que Dios estaba contento y que quería
darle su comunión y que para eso pusiese sus manitas juntas que yo le iba a
echar la crema para que después la chupase toda.


Así fué, me contorsioné un poco y me corrí como pocas veces
llenándole de mi leche sus manitas. Ella abría mucho sus ojos y su boca,
alucinando con el cuadro y eso sí, parecía estar tan feliz como nunca.


Después de la gran corrida quedé exháusto y entonces le dije
que ya podía tomar su comunión. Ella primero sacó un poco su lengua y la probó,
puso una cara un poco extraña y dijo que estaba calentita, y al instante comenzó
a chupar y a lamer toda la leche que tenía, la iba tragando a poquitos y
disfrutaba como una loca, a mi me costaba creer que le gustase tanto.


Cuando hubo terminado de lamer toda la leche de sus manos me
dijo:




Gracias padre Tomé, Gracias Dios, me siento tan bien...
mi nueva comunión sabe como a Pomelo y Manzana y huele como los árboles de
las Mimosas en primavera, qué rico¡¡¡ Gracias de nuevo Dios, seré una niña
muy buena, lo prometo... Soy la niña más afortunada de la tierra, es
increíble, he comulgado directamente de nuestro Señor....


Muy bien Purita, ahora abre la boquita y chúpame el
dedito que tiene un poquito de leche. Ummm lo haces muy bien. Espera que
todavía queda más. (limpié la leche que quedaba en mi polla con mis dedos).
-Ahora termínala toda. Ummm ves que rica, chupa un poco más el dedo, ummm
qué rico verdad mi niña. -Sabes Puri, has hecho muy feliz a Díos y a mi
también. Ahora tienes la auténtica gracia de Díos.


Me siento tan feliz Padre, que nada en el mundo me puede
poner triste. A partir de hoy comulgaré todas las veces que Díos así lo
desee con muchas más ganas todavía que antes.


Si mi niña, pero a partir de hoy podrás tomar tu comunión
directamente de la mano de Díos que quiso ponerla en mi atributo más
secreto...



Continuará...





Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 8
Media de votos: 9.38


Relato: Soy cura, y Purita me saca la leche a mamadas
Leida: 23347veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados





























relatos eróticos abuelaRelatos eróticos hombres que han desvirgado culitos gaysrelatos eroticos padre le chupa la vagina a su hija virgenrelatos pornos zoofiliaporno uncestorelatos eroticos el culo de mi hijitafollando a dos pequeñas hermanitas relato eróticoIncesto con la abuela relatadosrelatos erótico mi ahijada menorRelatos me cogi a mi tia y primaporno relatos nenitaRelatos cojiendo con mama en el ranchoRelatos eróticos la visitarelatos m comberti en la perra de mis perritosnena baila relatos xxxporno gay africanosafari pornosexo relato mi hemana casada mi amanterelatos eroticos me manosea por debajo de la mesaRelato erotico la amiguita de mi hijaSobrina de 12 relatos eroticosRelatos porno una nietica lindahistorias eróticas de nietas cojedoras Relato mi suegro lo tiene más granderelatos eroticos mi sobrina de 10videos hentai de sakura card captorsrrelatos heroticos desvirginando ami hermanitarelatos de sobrinarelatos incestorelatos con el plomerorelatos eróticos hija puta cuernos consentidosRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezrelatos hot con mi madrebuscar historias eroticas de nenas de 11 gratisRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatohistorias xxx con mi hijitarelatos pornos violando a mi vecina de 7 añitos y le gustocon papa y mi tio relatoscuentos y relatos porno madre y hija lesbianasrelatos pornos gay la lechita de papiRelatos eroticos de madre eh hijas violadas x el culo y le gustame cojen de nena relatoCrusing en madrid striper gay relatos pornorelatos porno gay la bebita de mi tio a mi tierna edadrelatos eroticos mi tia campesinaRelatos gays el sociorelatos sexo madre e hija mi hijita de 9 añitos relatoRelatos porno pequeña que lleve a casaRekatos hija meoo fokka con paparelatos pornopor el culo ami hermana relatosRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezRelatoseroticos papa y hija menorRelatos cojiendo con mama en el ranchoporno chantaje de un mocosoOrgia familiar relatos porno gayRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos eroticos bdlol.ru incesto purogitana joven follandovideos eroticos en el trenRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelato en pantimediasRelato porno mi hermana mi sobrinita y yorelato erotico suegra que le hiciste a mi hijaLeer relatos porno mi hermano se masturva espiandome en el rancho relatos eroticos de incestoRelatos pornos gay mi suegro travestiOmbligo torturas todorelatoshistorias porno gratis