Relato: Muy pequeña zorrita (3)



Relato: Muy pequeña zorrita (3)

Yo seguía mamándole la verga a mi amigo travesti, y después
de un mes aprox de estar cogiendo con Oscar, mi hermano, decidí que era mejor
tener dos con quien coger, así que empecé a coger con él también, pero siempre
vestido de mujer, lo cual me excitaba, así que pronto entendí que deseaba
mujeres también. Pronto empecé a ver a mi mamá y a mi hermana con el mismo morbo
con el que las veía Oscar, y muchas veces me dedeaba pensando que estaba fajando
con mi hermana y mi mamá en un trío.


Una noche Oscar llegó muy emocionado a casa y me llamó a su
recamara. Me tenía una sorpresa increíble. Traía varias pornos nuevas, pero lo
fascinante en que me había comprado un consolador, no muy grande, pero casi del
tamaño de su pene, yo se lo agradecí en el alma, y casi lo llevaba a todos
lados, hasta a la escuela y en el baño había veces que me masturbaba con él.


Pero como cada vez pensaba más en sexo, cada vez mis
fantasías eran más grandes, aveces soñaba que mi hermano y mi amigo me cogían
juntos, pero ninguno sabía lo que me hacía el otro, luego soñaba que mi hermano
me cogía a mi y a mi hermana. Luego cualquier persona que me gustaba me
imaginaba que me hacía suya y que me violaba o algo así, yo quería provocar a
los hombres, pero temía que por ser tan chica se asustaría, me urgía crecer un
poco, aunque mis senos ya se notaban bajo la blusa, pero todavía me faltaban
meses para cumplir los doce.


Mi hermana Laura tenía una amiga con la que se llevaba muy
bien, y a menudo se iba a quedar en la casa, siempre se encerraban en su cuarto
y nunca me dejaban estar con ellas porque decían que yo era una niña. Pero por
esas fechas la hermana de mi papá vino a estar un tiempo con nosotros, era ya
grande, mucho más que mi papá. Como yo tenía dos camas en mi cuarto, mandaron a
Laura a dormir conmigo y a mi tía la instalaron en su cuarto.


Una vez fue Karla, la amiga de Laura a quedarse en la casa,
fue la primera vez que pude estar con ellas, las dos tenían la misma edad por
días, y al estar con ella me di cuenta pronto que eran más tontas que yo.
Hablaban de chico, pero eran muy inocentes.


Una noche note a Karla inquieta ya en la noche.




¿Que tienes?


No sabía que estabas despierta.- Me dijo.


Si, lo estoy


No puedo dormir porque tu hermana se mueve mucho.


Si quieres puedes dormir con migo.




Se cambió a mi cama y estuvimos platicando un rato. El tema
era "chicos". Yo le dije que había tenido un novio a los once años y que me
besaba con él, eso la sorprendió, pues ella tenía quince y casi había hecho lo
mismo que yo, "según". Yo le dije que algunas veces ese muchacho me había tocado
las piernas casi hasta las bragas y que me había gustado mucho.




A mí, el novio que tuve. Me tocó sobre las bragas.- Se
puso tímida.- La verdad estuve nerviosa, pero me gustó mucho, cuando me
tocaba.


A mí también. Aveces me paso las manos por las piernas y
finjo que es él el que me toca, me gusta mucho.


¿Nunca te has tocado tú sola?- Yo sabía de que hablaba,
pero decidí fingir.


Sólo las que te digo.


Pero tocarte entre las piernas. Cuando te despertaste, yo
me estaba tocando, por eso veías que me movía, pero la verdad es que Laura
si se mueve mucho.


Lo sé. ¿cómo te tocas?




Me empezó a explicar, y yo fingí que no entendía hasta que
le dije que se tocara para que la viera, me encontraba de verdad excitadicima.
Ella lo empezó a hacer, pero obviamente no se veía nada, me pare rápido al
closet y traje una lampara sorda. Nos tapamos con las cobijas y la prendimos
dentro, ella se empezó a tocar sobre las bragas, y yo me quite los short para
imitarla, ambas quedamos sólo en bragas con los senos descubiertos.


Yo me empecé a masturbar lenta mente como ella lo hacía,
pero note que no se introducía los dedos, solo se pasaba uno por entre el
clítoris y los labios exteriores. Le dije que se quitara la braga para poder
verla bien, y aceptó de buena gana, y luego ella fue la que me sorprendió,
cuando me dijo.



¿Quieres que te ayude?


Claro.- Se puso de lado viéndome y me toco con sus suaves
dedos la vagina, creo que me mojé de inmediato. Empezó a mover sus dedos en
ricos círculos y a estimular toda la parte externa de mi rajita, pero yo me
moría de placer, por lo que sentía y por el morbo. ¿Quieres que ayude yo a
ti?


Claro que si.- Me sonrió. Yo no lo pude evitar y le bese
en la mejilla.




Tome su vagina y empece a trabajar, creo que la sorprendió mi
maestría y estilo, pues en unos segundos ya estaba tratando de controlar los
gemidos que se escapaban de sus labios, casi se le escapa un grito cuando le
introduje un dedo en la vagina, lo más hondo que pude, pero no dijo nada. Me
excitaba estar con esa hermosura en mi cama, era morena clara, y sus curvas eran
preciosas, tenía los ojos verdes y unos senos enormes, o así los veía yo, pero
si eran muy grandes. Poco a poco me abrí camino y logre introducir dos dedos en
su rajita, que fue para cuando ella casi se vuelve loca de gustó, pero eso la
animó y me introdujo sus dedos en la mía, los cuales se incrustaron de
inmediato. Ahí estabamos las dos muertas de placer junto a la cama de mi
hermana.


-¿Te puedo tocar los pechos? – Le pregunté y como pudo
respondió que sí.


Con mi mano libre empecé a masajearlos y apachurrarlos, se
sentía muy bien y de inmediato sentí la necesidad de chuparlo, me incliné sobre
ella y me metí su seno a la boca, se sorprendió, pero siguió gozando, y ese fue
el fin del decoro. Cuando levante la cabeza, ella me dio otro beso en la
mejilla, y luego más y más hasta que nos besamos en la boca pasionalmente, yo no
dejaba de mover mis dedos dentro de ella, pero en ese momento se me ocurrieron
dos ideas, para que ella perdiera su virginidad. Podía decirle que fuéramos con
Oscar, pero la verdad la quería para mí.


-¿Te gustaría sentir lo que es coger?




Sí, claro.


Espera.- salí del cuarto y saqué el consolador de la
mochila.- Mira, es de mi mamá.- le dije.


Es como un pene.


Sirve para lo mismo. Tú primero o yo.


Yo.




Se lo empecé a recargar sobre su lubricada vagina, que a
diferencia de la mía ya tenía demasiado bello, las paredes de su vagina no
querían ceder, así que de pronto di un fuerte empujón, y ella dio un grito
ahogado, luego di otro y después de cuatro intentos el consolador se alojó en su
vagina. Yo sabía que le dolía, lo había sentido muy bien con Oscar, pero en
cuanto empecé el mete y saca, le tuve que tapar los labios con una mano para que
Laura no se despertara. Me coloqué sobre de ella como si me la estuviera
cogiendo, pero mi mano seguía abajo penetrándola con el consolador, nos besamos
ya como dos novios hambrientos, y ella me abrazó, luego levanto las piernas y me
rodeo la espalda con ellas, era como si de verdad yo la estuviera cogiendo.
Luego le dije que se pusiera de perrito y le ensarte el consolador de nuevo,
duramos mucho, creo que mas de una hora, luego ella me lo ensarto a mí hasta que
me volví loca, Nos besamos, y nos dormimos abrazadas, a la mañana siguiente la
cama estaba llena de su sangre, pero yo le dije que era de las dos. Yo estaba
apunto de cumplir doce años.



Pues parecía que por fin todo iba saliendo bien. Ya tenía
tres personas con las cuales tener sexo, pero para ser sincero, por esas fechas
yo estaba totalmente enamorada de Karla, ni mi hermano me obsesionaba tanto como
ella. Cuando cumplí doce años ya era me sentía más mujer aún y fue en esas
fechas cuando empecé a coger sin control, les cuento una de las locuras que
hice.


La verdad es que yo ya me veía bastante grandecita, mis
curvas ya no eran las de una niña, ya casi era una de esas adolescentes con las
que sueñan los hombres, de cara soy bonita, me encantan mis ojos y mis labios.
Una tarde que me encontraba super caliente y no tenía ánimos de masturbarme,
pero tampoco estaba ninguno de mis tres compañeros de sexo. Salí a la calle y
después de pensar mucho como podría encontrar a alguien para hacerlo se me
ocurrió una brillante idea. Tenía puesto el uniforme de la escuela secundaría,
así que me veía muy linda como toda una señorita, y por la calle vivía un señor
como de unos treinta años que era tío de un compañero. Él comentaba en secreto
con los compañeros que su tío tenía muchas pornos, revistas y libros de sexo y
que le encantaba hacerlo, y que siempre que el iba lo dejaba ver las películas,
o eso se rumoraba el chico iba en tercero. Fui a su casa y toqué el timbre,
cuando me abrió la puerta le pregunte si tenía periódico para la escuela, Me
dijo que sí y me invito a pasar, pase y me doble la falda de arriba para que
luciera mas corta como a mitad de los muslos.


Resultó que tenía demasiado periódico. Me comentó que él
tenía un sobrino en la escuela, yo le comenté que lo conocía y de inmediato le
dije todo lo que el contaba, se turbo un poco y cambio el tema. Luego le dije
que no me podía llevar tanto periódico. Me dijo que luego fuera por él. Yo le
pregunté que si podía ver una de sus pornos o sus revistas.


- No.




Si usted me deja verlas hago lo que quiera.


¿Como que?


Lo que se le ocurra.- Empezó a entender.


Pero yo no pido cosas de niños.


Lo que quiera.


No te atreverías.


Yo le dije que hago lo que quiera.


Hagamos una prueba.


Ok


¿Te levantarías la falda?- Me la levante hasta donde
podía ver mis bragas y la bajé lentamente.- ¿Que más haces?


Yo le dije que usted elija.




Se acercó a mí y note la erección dentro de su pantalón. Me
tomo de la cabeza y me dijo.



¿Si te quisiera tocar, que tanto me dejarías?


Eso depende que quiera hacer y como lo haga.


¿Y si quiero que veas mi pene?


No sería el primero.


Me llevo a su recamara y puso una porno en la video,
luego sacó un bonche de revistar y las tiro en el piso. Las estuve hojeando
un rato y me excitaron demasiado.



Se desabrochó el pantalón y un enorme, pero enorme pene
salió de él completamente erecto, era el quinto que veía en mi vida.



Es grande.- Le dije.


Tócalo.




Lo tomé con las dos mano y lo empecé a jalar para darle
placer, y por increíble que parezca aun creció más, era una verga tremenda, me
arrodille frente a él y seguí masturbando, cuando noté que el lo acercaba a mi
boca, abrí los labios y se introdujo suavemente en mi, casi hasta la mitad, lo
saqué y lo metí unas veces y luego le empecé a chupara los testículos y a lamer
el enorme falo completo. En eso tocaron a la puerta.




Diablos.- Dijo y fue a ver.




Regresó con otro hombre no tan grande como el tendría unos 25
años. Nos presento y a mí ya me andaba por regresar a lo de antes, por fin
tendría dos penes juntos una vez más.




Y si quiero que le hagas a él lo mismo.- Dijo mientras su
amigo se bajaba los pantalones.



Me arrodille de nuevo y me introduje el pene de su amigo en
la boca, era algo pequeño, mas que el de mi hermano. Luego él se sacó esa
vergota de nuevo y se la empezó a jalar junto a nosotros, yo la tomé con la
mano y la empecé a masajear.



Si esta niña es toda un Puta.- Dijo su amigo.


Es una zorrita de lo peor.




Yo me sacaba un pene de la boca y me metía otro cada cierto
tiempo. Luego el me cargo y me llevaron a la cama. Me bajaron la falda de un
tirón y yo me quite la blusa, me acostaron boca arriba y él, Alfredo, se puso
entre mis piernas, mientras su amigo se puso frente a mí para que siguiera
mamando. Cuando Alfredo me penetró me sentí en la gloria, era un animal, hacía
cosas que me dolían y era muy rudo, además de que me daba golpes en las nalgas
cosa que me excitaba mucho. Yo seguía chupando la verga de su amigo, mete y
saca, que me mallugaba las tetas hasta el punto del dolor, y por si fuera poco
no dejaban de insultarme, diciéndome zorra, perra puta, y otras cosas que me
hacían que la vagina se me hiciera de agua. Luego Alfredo se tiró en la cama y
me dijo que lo montara, deje de chupar, y me levante para montarlo, me introduje
su pene lentamente haciendo mi braga a un lado y empece a brincar de inmediato,
entraba tanto, que la sensación era como nunca, me tocaba toda la vagina por
dentro. Luego me jaló hacía él y nos besamos largamente, yo gritaba y gemía de
placer al oír las cosas sucias que me decía ambos, luego su amigo se puso tras
de mí y con la misma humedad me mi raja se mojó los dedos e introdujo uno en mi
ano, que rico.





Mira Alfredo. Esta golfa, tiene su ano virgen. ¿Se lo
abro?


Dale por donde quieras. ¿verdad putita?


Si, por favor cójanme los dos.


Nunca vi vieja más cochina y puta.




Tomó mi braga de un costado y de un jalón la rompió creo que
me corrí de líquidos vaginales cuando hizo eso. Luego me empezó a meter la verga
en el ano, lo que dolía mucho, pero nada comparado cuando de un sólo golpe la
metió toda, Grite de dolor y de excitación, ya no era virgen de nada y tenía dos
penes dentro de mi, era la niña más feliz del mundo.




Toma puta comete mi verga.


Rómpele el ano a esta desgraciada ramera.


OH…OH! SI MAS! ME ENCANTA, COJANME! OHHH!


Eso perra, grita de placer.




Así me estuvieron golpeando las nalgas un buen rato hasta que
me dieron la vuelta de nuevo. Me seguían cogiendo y yo empecé a mamar la verga
grande y gorda de Alfredo hasta que ambos se corrieron sobre mí. El semen de
Alfredo me llenó la boca tanto que me fue imposible tragarlo todo, así que me
quedó toda la cara y el vientre llenos de leche. Me encantó chupar esas dos
vergas y que me desvirgaran el ano, aunque el otro día el trasero me dolía
mucho. Ese día fue increíble, pues de alli fui con mi amigo travesti y cogimos,
en casa mi hermano estaba caliente y me hizo lo que quiso. Yo estaba feliz había
cogido con cuatro hombres en un día. Pero eso no era todo, pues en la noche
llegó la única persona que yo realmente amaba para quedarse en casa. Karla. Fue
un día increíble.




Yo ya tenía doce años, apenas y ya me daba cuenta de las
miradas que levantaba en los hombres. Creo que a fin de cuentas ellos o ustedes
son más sucios que yo, pero yo me atrevo a hacer con mi cuerpo lo que quiero. A
esa corta edad que recuerdo con añoranza ya había tenido relaciones con cuatro
hombres y le había chupado el pene a siete. Mi colección de bragas manchadas de
semen crecía y la de pornografía ya era bastante, y aumento más cuando en mi
casa contrataron Internet. Bueno como ya dije mi único y verdadero amor era
Karla, ella ignoraba por completo mis relaciones con otros hombres y pensaba yo
le era fiel. Yo la amaba desmedidamente, la admiraba y la quería como a nadie,
siempre que podía estar con ella lo había y cada vez más éramos más atrevidas,
nos besamos cuando ella iba a mi casa y me hermana se metía al baño, cuando
estábamos detrás de mi mamá y no podía vernos. Y siempre que se quedaba en casa
lo hacíamos en cuanto mi hermana se dormía. Nos escribíamos cartas y contábamos
los meses que teníamos de estar juntas, éramos novias.


Pero la verdad yo seguía con la necesidad de sexo, y dudo que
un día deje de necesitarlo, me imagino que cuando sea vieja tendré que pagar
para obtener lo que con tanta facilidad consigo ahora. Bueno dos sucesos muy
excitantes que recuerdo de los doce años, que no fueron los únicos, fue una año
con mucha actividad, se lo menciono ahora, pero les advierto que soy totalmente
sincera y espero no me consideren una enferma.


Mis papás dieron una fiesta para sus amigos en la casa. No
había jóvenes, sólo personas adultas. No había ningún hombre que llamara mi
atención aunque de ser sincera yo hubiera cogido con el primero que me lo
propusiera. Mi hermano no estaba en casa y por eso yo me encontraba muy urgida.
Mi hermana, me imagino que estaba sola en su cuarto, y yo estaba en el cuarto de
mis papás viendo la tele, pues en mi cuarto no tenía.


Era tarde como la una y media de la madrugada, cuando mi papá
entró en la recamara. Venía con mi mamá, que se veía a lo lejos que estaba muy
ebria hasta el punto de la inconciencia, pues sólo repetía frases incoherentes
muy mal dichas.


Él la recostó sobre la cama y me dijo que lo ayudará a
desvestirla y comencé a hacerlo, él sacó un camisón y se lo pusimos sobre la
ropa interior. Mi mamá dijo que quería vomitar pero no lo hizo. MI papá me dijo
que cuidara de ella pues él tenía que regresar a atender a sus invitados, yo le
dije que si. La topo en la cama y me dijo que estuviera al pendiente de ella, y
que si pasaba algo urgente lo molestara, pero que mientras tanto no.


En cuanto mi papá salió ya se imaginaran lo que pasó por m
pervertida mente de doce años. Estaba en mi cuarto, con mi madre ebria hasta la
medula, una de las mujeres que más deseaba yo en la vida. Me asomé al cuarto de
Laura y vi que dormía, luego me asome a la fiesta y vi que mi papá estaba
dispuesto a tomar el mismo camino que mi mamá, ponerse un cuete de leyenda.
Regresé al cuarto y cerré la puerta con llave por si acaso, y puse manos a la
obra.


Levante las cobijas de un jalón y mi mamá quedo ante mi con
su camisón translucido y su lindo juego rojo de bragas y sostén de lencería
fina. No sé a ciencia cierta si mi mamá estaba en los 38 o los 39, pero aun era
hermosa. Tiene unos claros, que yo herede, y sus tetas son grandes como para dar
envidia, sus piernas firmes y además es alta.



Le hable para ver si me respondía pero sólo balbuceaba de vez
en cuando, luego la moví para ver si respondía pero no hacía nada. Me decidía y
le baje el camisón hasta que se lo saqué por las piernas y quedo frente a mí esa
hermosa mujer en ropa interior. Comencé a frotar su cuerpo suavemente,
disfrutando de cada una de sus curvas y de la suavidad de su piel. Pronto
comencé a presionar los pechos y a meter mi mano en su sostén, pero no se lo
quiete pues me encantaba como se veía. Me levante rápido y corriendo fui a mi
cuatro. Traje los dos consoladores que ya tenía y mi cámara fotográfica. Regrese
y la encontré tal cual estaba, semidesnuda e inconciente.


Sin perder tiempo le tomé unas fotos, luego seguí tocándola y
besando s, cuerpo levanté el sostén y le saque las tetas para chuparlas y
morderlas, ella respondía con unos susurros muy ahogados, demasiado para pensara
que se estaba excitando. Le tomé más fotos con las tetas de fuera y empecé a
besar sus labios, ella me correspondía a medias y yo metía toda mi lengua en su
boca, estaba totalmente mojada y la excitación era difícil de contener, creo que
fue un orgasmo continuo deseo el principio hasta el final. Sentía mi vagina
dilatada como si me estuvieran penetrando, no aguantaba el placer de estar
manoseando a mi mamá. Ya no resistía y baje con mi lengua hasta sus bragas y se
las bajé lentamente sobando sus piernas con algo de presión. Cuando estuvo
desnuda comencé a chupar su coño como se lo hacía a Karla, este era el segundo
coño que yo me comía y era el de mi mamita. Esto si la excito pues empezó a
gemir un poco más, lo que m espantó, pero al ver que no reaccionaba, comencé a
meter mi lengua lo más que podía y esto la excito mucho.


Me quité las bragas y empecé a frotar mi vagina contra la
suya y esto me llevo a un orgasmo increíble, pero lejos de quitarme la cachondes
yo deseaba más. Saqué mi otro consolador que tenía cabeza doble, y era la
sensación para mi y Karla, y poco a poco lo ensarte en la vagina de mi mamá,
luego en la mía y me la comencé a coger. Me le monté y empecé a brincar
suavemente al principio, pero al final ya no me importaba ni que se desertara,
me agachaba y le metía la lengua en la coba y ella me correspondía y yo
disfrutaba de sus gemidos y tuve como veinte orgasmos. Luego le chupe el culo
hasta saciarme de el y le tomé mas fotografías, la limpie con sus bragas y las
guarde.


Le puse otro juego de ropa interior para ver si sospechaba
algo y luego la tape. La bese como una ramera en los labios y ella medio me
correspondía, me calenté de nuevo y le restregué el coño en su boca y queriendo
o no se trago gran parte de mis jugos. Fue el último orgasmo de la noche. Fue
genial. Al otro día los dos estaban súper crudo, pero fuera de ello no noté
nunca algo raro en mi mamá y creo que nunca se dio cuenta, pero las fotos me
excitan mucho en mis noches de soledad.



Como dije, con mi mamá nunca pasó algo más, no sé si pensó
que fue mi papá el que se la tiró, si pensó que soñó que me la cogí, o se lo
calló, pero nunca mencionó nada, pero a mí me cuesta trabajo pensar que no se
haya dado cuenta de tremenda cogida y de la ropa interior diferente, después de
todo el cuidado que puso en seleccionar lo que se pondría.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Relato: Muy pequeña zorrita (3)
Leida: 21670veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados




























relatos eroticos espisa consentida trioIncesto con la abuela relatadosgay relatos si ahhRelato y fotos de mi abuela tetonarelatos mis inocentes sobrinasver porno shizukame coji a mi primaRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoIncesto con la abuela relatadosrelatos eroticos cuernosgays el calesitero relatosRelatos gays el secreto de mi sobrinorelatos cuentos porno bdlol.ru incestorelatos eroticos de trans dormi con mi padre y me enculo fuerteComadre de tetas grandes en el df relatossolo con la peque xxx relatoRelatos porno amor filial forsando hijastra y chico bdlol.rurelatos eroticos de inseto sobrita de 10 añitosrelatos eróticos de amas de casa solas y muy aburridas en casaRelatos porno de madre e hija lesbianasrelatos pornos de viejas sin dientes mamandohilary duff tetasRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos porno violacionesrelatos xxx viole a mi primarelato erotico de gay afeminado con un jovencito heterosexuallas calientes vivencias de las ninas de dona juanita primera experiencia lesbianaIncesto con la abuela relatadosIncesto con la abuela relatadosrelato erotico mi sobrina sabe comorelatos incesto viendo a mi hija cojersexo relatos novia apuesta Relato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatomi hijita de 9 añitos relatorelatos eróticos espíaNDo a la vecina en minifaldadivorciada y sexo relatolos 50 mejores relatos del mesIncesto con la abuela relatadosRelato Sexo con la madresexo escatologicorelato coji con mi abueloIncesto con la abuela relatadosrelatos gay publicorelatos completos de alquilando a mi hija de misrelatosporno.comRelatos eróticos hombres que han desvirgado culitos gaysen casa de mi ahijada iRelato de como el primo de mi esposo me cumplio mi fantasia sexual ricorelatos eroticos aularelato de sexo mama y hijorelatos porno de hijas pequeñasRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatome cogi ami hijarelatos gay mi vecino maduro nalgon y su hijitarelatos bañandome con mi hijitaRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezcamioneros gaysporno abuelas follando nietoRELATOEROTICO SE LA TOCO A PAPIrelatos eroticos hermanitorelatos gay me violo mi abuelorelatos verdes con nietas de 7me cojo a mi madre dormida relatos pornosRelatos eróticos de cogidas camino en el metrorelatos eroticos Verdes control mental: mi secretariapadrinos y ahijadas relatos pornotios y sobrinitas curiosas anal relatosorgia con mis hermanos sexo relatorelagos eroticos de mamadas de cucarelatos eroticos mi tia estaba muy borracharelato porno me pego a mi hermana por dineroleer relatos xxx gratismi amigo ya bole me folla con su vergotaIncesto con la abuela relatadosRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos de esposos con disfrasesrelatos eroticos de maduras solteronas follando por primera vezlos amigos de mi marido relato realmujeres se desnudan delante de los perros y ellos le lamen la totonachicas masturbandose relatoscuentos eroticos de incestorelatos eróticos violada por los perros de mi hermanorelatos hot mi tio me desvirgomis hijas de 11 relatos eroticosrelatos de sexo no consentidoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatomujeres maduras casadas follandorelato erotico con mi sobrinita d 8 relatos eroticos de incestorelato porno desvirgada por papárelatosverdes mi sobrinitarelatos porno de narutorelato erotico con mis sobrinitas menorcita