Relato: En la granja de mis primos (1)



Relato: En la granja de mis primos (1)

En la Granja de mis Primos (1)



Me llamo Jesús y tengo 17 años. Lo que les voy a contar me
ocurrió este verano, en Junio. Ante todo he de decir que soy moreno, delgado,
ojos negros, mido 1,75 metros y no soy musculoso pero tampoco tengo los músculos
flojos. Siempre he oído decir a las chicas que estoy muy bueno y que tengo un
culo que está para comérselo, pero nunca me lo he creído mucho porque no soy
presumido, y porque entre otras cosas yo aún era virgen. Eso sí, me masturbaba
todos los días.



Como iba diciendo, hacia 2 semanas que había cumplido los 17
cuando mis padres me sorprenden diciéndome que están pasando por un bache en su
matrimonio y que habían decidido enviarme con mi tío y sus hijos para que no me
afectara tan directamente y así tener ellos un tiempo solos para hablar y ver si
se arreglaban las cosas. A mi no me hizo nada de gracia que me dejaran al
margen, y mucho menos que me enviaran con mi tío y primos porque no los había
visto desde que tenía 7 años, por lo que como aquel que dice no los conocía.
Pero de poco me valió, porque a los dos días ya iba de camino para allá con
vistas a pasar todo el verano con esos "desconocidos".



Mi tío vive en un pueblo de la sierra, mejor dicho en una
finca-granja de la sierra apartada del pueblo como unos 10 km. Llegué al pueblo
y allí estaba mi tío esperándome con el coche. Nos abrazamos y nos dimos un
beso. Subimos al coche y me llevó a casa. Era la hora de cenar cuando conocí a
mis primos. El mayor tenía 18 años, se llamaba Kike, medía 1,80, de ojos negros
y pelo rubio, delgado y de músculos marcados (que me llamaron mucho la
atención). Los otros 2 eran gemelos, idénticos, tanto que no supe quien era
quien hasta una semana más tarde. Se llamaban Hugo y Javi. Tenían 15 años, pero
iban a cumplir los 16 en Agosto. Eran morenos con los ojos azules, medían 1,70,
estaban delgados y fuertes como su hermano mayor, y tenían una mirada y una
sonrisa de picardía que me extrañó quizás al principio, pero que más tarde
entendería perfectamente.



Cenamos, charlamos y finalmente nos fuimos a la cama. Yo iba
a dormir con Kike porque mi habitación aún no estaba arreglada. Fuimos a su
cuarto y se empezó a desnudar, quedándose en unos boxer blancos ajustados que le
marcaban perfectamente todo lo que había debajo. Tengo que decir que nunca se me
había ocurrido mirarle el paquete a un tío ya que a mí me iban las tías, pero
ver aquel paquete tan grande debo reconocer que me llamó la atención. No sé si
mi primo se dio cuenta de que lo miraba o no, pero no dijo nada y se metió en la
cama. Yo me desnudé igualmente y me metí en slip en su cama. La cama no era
grande, así que casi nos tocábamos. Hacía calor y estabamos tumbados boca arriba
en calzoncillos y sin mantas. Empezamos a hablar de nuestras vidas hasta que
tocamos el tema del sexo. Yo le dije que era virgen y él me dijo que follaba
casi todas las semanas. No le creí, pero me preguntó si me había besado con
alguien y le dije que no, por lo que me dijo que si quería me enseñaba. Ni que
decir tiene que ya teníamos los dos una erección que saltaba a la vista, y lo
digo porque no podía evitar mirarle el paquete y ver aquel pedazo de rabo que se
marcaba tan obviamente en su ajustado calzoncillo.



- ¿Cómo? – pregunté yo, hipnotizado aun por su paquete.


- Tú cierra los ojos y déjate llevar – y me estampó un beso
en la boca que me cogió por sorpresa. Cerré los ojos y le dejé hacer. Su lengua
entraba en mi boca y buscaba la mía en un abrazo infinito. Mientras nuestras
lenguas jugaban, su mano bajó a mi culo y empezó a acariciarlo, por lo que yo lo
imité y llevé mi mano a ese culo duro y estrecho que tanto llamaba mi atención.
Al estar así abrazados, nuestros paquetes se juntaron y pugnaban por estar más
dentro uno del otro. Mi paquete se enterraba en el suyo y notaba su duro rabo
tocando el mío. A todo esto, seguíamos besándonos, su lengua entraba en mi boca
y allí jugaba con la mía durante un rato para pasar seguidamente mi lengua a su
boca y jugar allí con la suya. Este beso constante junto con el magréo de culo y
el ininterrumpido roce de nuestros paquetes, hizo que estuviera muy excitado,
tanto que cuando al cabo de diez minutos de morreo paramos le dije a Kike:



- Creo que me voy a correr enseguida, primo.


- Yo también. ¿Te ha gustado?.


- Mucho. Me lo estoy pasando como nunca.


- Pues sólo acaba de empezar, si quieres – y diciéndome esto
al oído me cogió la mano y la llevó de su culo a su paquete, donde empezé a
acariciar e imaginar lo que allí había.



Yo por toda respuesta le besé y seguí acariciando ese enorme
paquete. Él sonrió, se incorporó y me quitó el slip dejando mis 16 cm a la
vista. Se quitó su calzoncillo y me dejó ver un rabo de 19 cm rodeado de una
rizada mata de pelo rubio de la que colgaban 2 bonitos cojones. "¿Te gusta?" me
preguntó. "Sí". Se acercó a mi boca ofreciéndome ese generoso manjar que yo no
pude rechazar finalmente. Al principio me dio un poco de asco ver semejante
pollón a escasos centímetros de mi cara, y me recordé a mi mismo que me gustaban
los coños y las tetas, pero mi mano se deslizó hacia aquel rabo y lo atrajo
hasta mis labios, los cuales se abrieron un poco, momento que aprovechó Kike
para alojarla en mi boca. Sólo me metió el capullo pero eso bastó para que
tuviera la sensación de estar lleno. Su piel era suave y firme, tenía un olor
fuerte a sudor y orines, un aroma a macho que me embriagó y un sabor un tanto
salino que no olvidaré nunca.


Quería más de ese rabo, así que abrí más la boca y Kike me la
fue metiendo poco a poco hasta que me rozó la campanilla, lo cual me hizo dar
una arcada que pasó rápidamente, y su polla siguió entrando hasta que pude
enterrar la nariz en su espeso vello púvico. Después, mi primo empezó un suave
mete-saca que me hizo disfrutar mucho al sentir el roce de su polla en mi lengua
y dientes. Mientras tanto no paraba de manosearle el culo y los cojones, y en un
momento que su polla escapó de mi boca aproveché para meterme un huevo en la
boca, luego el otro, y luego los dos a la vez. Me gustaron mucho. A él se le
veía cada vez más excitado, y a mí, mi polla me estaba pidiendo un magreo yá,
pero tenía las manos ocupadas. Me volvió a meter la polla en la boca y al poco
comienza a moverse más rápidamente. Yo estaba pensando que no iba a tardar en
correrse cuando siento un potente disparo en mi interior. Saco un poco la polla
porque no quería que se corriese dentro de mí, pero él me retiene con sus manos
en mi cabeza y el segundo disparo me da en la lengua, seguido de oros cuatro o
cinco trallazos de abundante y espeso semen.


Al principio me dio bastante asco, porque ni siquiera había
probado el mío, pero con aquel rabo empujando en mi boca y sus manos sujetando
mi cabeza, no pude hacer otra cosa que tener su semen en mi boca, saborearlo,
tragarlo y, para mi sorpresa, ordeñar aquel inmenso rabo para intentar coger
toda la leche que le quedara. Tenía un sabor exquisito que no sé describir pero
que se convirtió en mi postre favorito. Su polla se desinfló un poco y salió de
mi boca. Me dio un profundo beso y se dirigió hacia mi rabo que estaba a punto
de explotar por la intensa excitación recibida. Se lo metió en la boca, y al
sentir esa humedad caliente que rodeaba mi polla, esa lengua inquieta que no
paraba un momento adaptándose a mi rabo, me corrí como nunca lo había hecho en
todos mis años de pajas. Fue increíble. No menos de cinco trallazos de semen
fueron a parar a su boca. Después de que mi primo me dejó bien limpia la polla,
se acercó y nos dimos un morreo, quedándonos abrazados, polla sobre polla.


Nos quedamos adormilados en un fuerte abrazo, y al cabo de
media hora comenzamos a besarnos, suavemente al principio mientras nos
despertábamos, pero con pasión a medida que nos calentábamos. Nuestras pollas se
fundían en un combate intenso a medida que se iban poniendo duras. Ese combate
me excitaba sobremanera, por lo que hacía fuerza para enterrar mi polla en sus
abundantes pelos mientras sentía los huevos y la polla de mi primo, dura como el
acero, aplastarse contra los míos.



- Jesús, ¿quieres que te la meta?


- Sí, por favor primo hazlo.


- ¿O prefieres metérmela tú primero? …Es mejor que me la
metas tú primero – me dice ante mi encogimiento de hombros - ¿Sabes dar un beso
negro?



"No" respondo. Entonces me dice que me lo va a dar él primero
para que aprenda y que luego se lo dé yo a él. Me vuelve a dar un beso y
comienza a bajar por mi cuello sin despegar sus labios de mí. Su lengua pasa por
mi nuez, sigue por mis hombros y se centra sobre mis tetillas, las cuales
reaccionan ante sus húmedos besos poniéndose duras como mi polla y aumentando mi
grado de placer. Al cabo de un rato baja por mi pecho sin pelos hasta mi
ombligo, y de ahí a la polla y los huevos, donde se entretiene otro rato. Sin
más se dirige a mi culo y me hace ponerme de rodillas y luego inclinarme sobre
la cama, dejando mi culo en pompa ante él.



"Primito, tienes un culo precioso, pequeño, redondito y sin
pelos como a mí me gusta", y separándome los glúteos hasta dejar a la vista mi
agujero más íntimo, dio un soplido que me produjo un escalofrío por todo el
cuerpo, y me metió la lengua con la que recorrió las paredes de mi ano. Estuvo
con la lengua allí dentro como 5 minutos chupando y lamiendo sin parar con lo
que consiguió provocarme una excitación increíble, excitación que aumentó cuando
me metió un dedo y empezó a penetrarme con él, acariciándome el interior del ano
con unos movimientos circulares que me volvían loco. Sacó el dedo y volvió a
meter la lengua, y al cabo de un rato me metió dos dedos, y finalmente tres. Yo
ya estaba tan excitado que culeaba hacia él. En eso saca los dedos y me dice "lo
siento primo pero no puedo aguantar más".


Noto que se acerca a mí y su capullo toca la entrada de mi
cueva. "Esto te va a doler un poco al principio, pero pasará rápido. Relájate e
intenta no chillar. Confía en mí". Su polla empezó a presionar con fuerza en mi
ano venciendo la resistencia que este ofrecía y finalmente su capullo se alojó
en mi interior. Un dolor intenso partió de mi culo recorriendo todo mi cuerpo
transformándose en un agudo grito que fue sofocado de inmediato por Kike, el
cual me metió su calzoncillo en la boca acallándome por completo a la par que me
susurraba "Jesús, relájate y disfruta". Su voz sonaba entrecortada por la
excitación, y permaneció echado sobre mi espalda dándome besos para que me
relajara, esperando a que mi culo se acostumbrara al dolor que lo desvirgaba.
Dio un golpe de pelvis introduciéndome otro trozo de rabo y después de esperar
un rato a que mi culo se acomodara a ese nuevo trozo, dio un último golpe de
pelvis introduciéndome sus 19 cm de polla y aplastando sus pelos en mi agujero.
El dolor era intenso pero sus calzoncillos no me dejaban emitir ningún ruido, y
finalmente pasó. "Aprieta el hierro que te atraviesa", me dijo y al hacerlo pude
oír un gemido de placer. "¡Oh, sí! ¡Qué bien se está aquí dentro! ¡Uff!", y
comenzó un suave mete-saca que fue acelerando poco a poco y que a mí me llevó a
la gloria. Su duro rabo se deslizaba fácilmente por mi ano y sus pelotas
golpeaban las mías. Me metía suavemente su dura polla hasta dentro, estaba allí
unos segundos y volvía a sacarla.


Yo por mi parte, estaba disfrutando como nunca y no había más
que verme la polla para comprobarlo. Estaba deseando tocármela, pero estaba tan
concentrado en la enculada que me estaba dando Kike que no podía. Cuando tenía
toda su polla dentro de mí y mientras salía para arremeter de nuevo, apretaba
con fuerza para sentir su dureza y su tamaño, no queriendo que acabara esa
sensación nunca. De pronto Kike empezó a acelerar sus acometidas cada vez más, y
en un instante se quedó quieto, momento en el que sentí un potente disparo de
leche caliente en el interior de mi culo, seguidos de otros cuatro. Las
vibraciones del orgasmo de Kike me recorrieron y acabaron en mis cojones,
llevándome al orgasmo de inmediato y dejándome exhausto sobre la cama, con mi
lefa mojándome la piel y la polla de mi primo aún en mi culo. Estuvimos así un
rato hasta que la polla de Kike se salió de mi culo al perder su dureza, y yo
sentí como su semen empezaba a resbalar por mi interior hacia la salida. Cuando
asomó la primera gota de semen de mi culo, Kike se acercó allí y se dedicó a
dejármelo tan limpio como cuando era virgen. Después me chupó la polla para
limpiarla de mi propia corrida y yo le chupé la suya (que empezaba a endurecerse
de nuevo) que estaba cubierta de una pátina de mierda, sangre y leche, que al
principio me asustó, pero después de las tranquilizadoras palabras de mi primo
de que era algo normal tras la primera vez, no pude parar de mamar hasta dejarla
tan limpia y tan dura que parecía que se la acabara de sacar del calzoncillo.
Luego nos fundimos en un largo beso y nos tumbamos abrazados en la cama.



- ¿Te ha gustado? ¿Te ha dolido?.


- Mucho. Me ha dolido al principio, pero creo que ese dolor
me ha causado más placer aún- le respondí a escasos cm de sus labios mientras
nos acariciábamos.


- Nunca había disfrutado tanto follándome un culo. Me
apretabas la polla de una forma que tenía que hacer verdaderos esfuerzos para no
correrme. Si no fuera por la resistencia natural que ha puesto tu culo a la
penetración y por la sangre que había en mi polla, pensaría que tenías una larga
experiencia.



Yo le sonreí, le puse la mano en los huevos y le besé por
toda respuesta.



- ¿Quieres follarme Jesús? – me preguntó mientras me agarraba
mi ya desinflada polla.


- No sé si podré. Me gustaría, pero ya me he corrido dos
veces y estoy cansado.


- Es comprensible al ser la primera vez, pero eres primo mío,
y los hombres de mi familia se tienen que correr tres veces como mínimo. Si son
cuatro mejor. Y yo sé que tienes las pelotas marca de la familia para eso y más.
¿Te acuerdas como era el beso negro? – asentí – pues ya estás tardando, que mi
culo pide polla. Tu dura polla. Y como puedes comprobar tu rabo quiere guerra.



Y era verdad. Mi rabo estaba tan duro como el de él. No sé si
era por el magreo que me estaba dando Kike en la polla, o por sus palabras
susurradas llenas de erotismo, o porque verdaderamente tenía ganas de darle por
el culo. El caso es que nos besamos y fui lamiendo y besando su fuerte cuerpo
lampiño, deteniéndome en sus tetillas y en su ombligo, saboreando cada cm de su
piel, y disfrutando del olor a sudor y juventud que emanaba. Me fue imposible no
detenerme en ese rabo que tan bien conocía a esas alturas, y después de darle un
buen repaso a esos 19 cm y a sus pelotas, que cada vez me gustaban más, pasé a
ese desconocido culo que tanto me repelía como me atraía. Era un bonito culo,
precioso y delicioso como comprobaría más tarde. Era un culo redondo y algo más
ancho que el mío, lo cual era lógico porque Kike era más alto y más musculoso
que yo. Apenas tenía pelos y me pareció que lo tenía tan duro como su polla.
Siguiendo el ejemplo de mi primo le separé los glúteos dejando al descubierto su
rosado agujerito, acerqué mi cara y pasé la lengua por él.


Al sentir Kike el roce de mi lengua por su ano, este se cerró
como una flor y se abrió otra vez como dándome la bienvenida. La verdad que
aquello no me gustó nada porque olía y sabía a mierda, pero esas sensaciones
iban pasando a medida que yo me centraba en los suspiros de placer de Kike o
cada vez que tocaba su dura polla o cada vez que sentía cómo sus glúteos se
contraían respondiendo a mis movimientos. Cada vez disfrutaba más metiéndole la
lengua hasta dentro, después un dedo, luego dos, sintiendo cómo su culo hacía
fuerza sobre ellos, luego tres dedos y finalmente cuatro dedos. Desde luego era
un culo que se lo habían trabajado a conciencia. Kike gemía cada vez más y yo la
tenía muy dura. "Voy a metertela Kike"- le susurré. "¡Sí! ¡Venga! Quiero sentir
tu duro rabo perforándome". Acerqué el capullo a la raja de su culo y la deslicé
un par de veces de arriba a abajo, parándome delante de la entrada. Empujé y
entró la cabeza. Mi primo contuvo un grito de dolor y me animó a seguir. Di un
golpe de pelvis y le introduje la polla hasta los huevos. Me quedé allí un
momento parado sintiendo el calor y la presión que ejercía el culito de Kike
sobre mi polla. El placer era indescriptible y quería estar así para siempre.
Por desgracia Kike quería algo más porque empezó a culear pidiendo guerra y no
me quedó más remedio que satisfacerle. Empecé un suave mete-saca disfrutando al
máximo ese culo, sacándola hasta el capullo y metiéndosela hasta las pelotas. Al
cabo de unos minutos sentí que me iba a correr cuando mi primo se empieza a
convulsionar fruto de su propio orgasmo y sus convulsiones hacen que su culo se
cierre con fuerza sobre mi polla haciendo que me corra de una forma que no había
sentido antes y soltándole cuatro o cinco trallazos de leche en su culito
caliente. Estuvimos así como cinco minutos, yo abrazado a su espalda con la
polla en su culo.



- Me ha gustado mucho Kike –le dije mientras mi polla perdía
dureza en su interior y mis manos se iban hacia su polla flácida.


- A mí también. Hacía mucho que no me corría sin meneármela
mientras me enculaban. Normalmente cuando el que me penetra se corre, yo todavía
no me he corrido y aprovecho para darle por el culo. Voy a disfrutar mucho
contigo este verano.



Nos besamos y fui a su culo donde mi semen empezaba a
aparecer. Se lo abrí bien y empecé a chupar con glotonería, consiguiendo nuevos
suspiros de placer de mi primo y tener de nuevo las pollas duras como estacas,
pero es que ese culo estaba delicioso y no podía parar de hurgar en él con mi
lengua. Así que tubo que ser Kike el que me parara para indicarme que tanto su
polla como la mía estaban muy duras y pringadas de semen de la corrida anterior,
especialmente la mía. Le dejé el culo y me ofreció su rabo. Mientras me lo metía
en la boca se tumbó sobre mi pecho y se metió mi rabo en la suya. Era mi primer
69. Nos limpiamos a conciencia el rabo el uno al otro y seguimos mamando. Su
nabo entraba y salía de mi boca cada vez más rápido y mi excitación crecía por
momentos ya que mi rabo estaba recibiendo una mamada intensa y las manos de mi
primo no paraban quietas; primero estaban en mi polla, luego en mi culo, luego
en mis cojones… Yo le hacía lo mismo a él. Estaba a punto de correrme por cuarta
vez cuando noto que mi primo se mueve más rápido y su polla en mi boca se agita
con desesperación. Nuestros orgasmos fueron a la vez. Fue sentir su primer
trallazo de semen en mi boca y salir el mío de mi polla a su boca. Nos agitamos
abrazados mientras nuestras pollas echaban semen y luego nos quedamos así. Al
cabo de un rato saqué su rabo desinflado de mi boca y se lo empece a besar, bajé
hasta sus pelotas y le seguí besando esa parte de su cuerpo que tanto placer me
había dado. Kike se incorporó, se tumbó junto a mí y nos besamos.



- Te quiero mucho Kike. Ojalá nos hubiéramos conocido antes.


- No te preocupes Jesús. Este verano vamos a recuperar el
tiempo perdido.



Y así abrazados y con una sonrisa de felicidad nos quedamos
dormimos, cansados de tanto esfuerzo y de tanto placer.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: En la granja de mis primos (1)
Leida: 21066veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados





























Www.relatos.pornosrelatos eroticos me coji a mi hijarelatos eroticos cuando me desvirgaronRelatos jugando a las tijeras con mi amiga de secu xxxrelatos gays chiclayoRelato erotico con la zorra de juanaviolando a mi sobrinita relato eroticoIncesto con la abuela relatadosla viola pornoRelatos esposo cornudorelatos porno con madres solterashistorias porno con mi comadreRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoputita desde pequeña relatos eróticosrelatos de sexo. durmiendo con mi tiarelatos eróticos lesbiscos de experiencia sexual lesbicarelatos filiales sexuales EL ENORME CULO DE MI HIJITAasesor financiero follando a clienta madura xxx relatosRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoIncesto con la abuela relatadosrelato erotico indigena gayrelatos lesbicos xxx ilustradosRelatos aCuliar catirasrelatos de sexo de padres e hijastacones stilettorelatos incesto viendo a mi hija cojerlupita follandorelatosporno madre visita a hijo en la cárcelmis primos relato xxxrelato porno de no consentidohttps://psiho-logik.ru/mp4hentai/relato33131_soy-el-mejor-ni%C3%B1ero.htmlmi hijita de 9 añitos relatoRelatos hot con mi hijastrame gusta verme al espejo en pantaletas y braciermi hijita me agarra la verga relatos eroticosrelatos eroticos de incestolas mejores historias pornos de primitas chiquitasmi hijita de 9 añitos relatorelato incesto la nenitarelatos travestis senti como palpitava su verga dentro de mi culitorelatos porno sexo naufragosrelatos caliente con mi sobrinita pequeñarelatos de mi mamá y mi amigoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatome cogi ami hijarelatos cuentos porno bdlol.ru mami papirelatos porno en audiorelatos eróticos soy enfermera no putaLa señora reglando relato eroticomi infancia relatos pornomi papi juega conmigo relatos pornoMi hermano lo tiene grandicimo relatos pornosrelatos porno mi papi me convirtió en su putita y me coge rico y durorelatos eróticos, aposte a mi novia y perdíhistorias gays amigos xxxIncesto con la abuela relatadossexo sado masorelatos cuentos porno bdlol.ru nudismoRelato pornomis 4 pequeñas relatos pornoporno en parqueRelatos primera vez me rompio el culo relatos eroticos por adrianarelatos heroticos ninas padrastorelatos eróticos venezolano me coji ami hermana historías eroticas de madres e hijas lesvianas relatos con hermanas pornorelato desvirge ami hermanarelatos de gayrelatos eroticos tio ya m estan saliendo pelitos en mi vaginitarelatos porno gay mi vecina trasvestimadre dormida en relatos de insestorelatos trio en el metromi hijita de 9 añitos relatoIncesto con la abuela relatadosrelato erotico cogiendo con ñinaRelatos eroticos con mis tios cojiendorelatos eróticos mi hijitarelatos pornos violando a mi nieta de 9 añitos y le gustoWww.de relatos de sexo incesto y amorfilialbdlol.ru trio madurazona porno gayssecretos y confesiones porno alguilando a mi hijafollando nieta abuelo relato erótico