Relato: Lo que le hice a la mujer de un colega





Relato: Lo que le hice a la mujer de un colega

Hola, mi nombre es Miguel, tengo 35 años, soy bien parecido y me gustan mucho
las mujeres sumisas. Esto me ocurrió hace algún tiempo con la mujer de un colega
de trabajo. Ella tenía 26 o 27 años y era un bombón pelirrojo al que su marido
no le daba caña. Yo ya la conocía de alguna reunión y me encantaba. Era sexy un
pelín exhibicionista y estaba buenísima.


Le gustaba provocar, se vestía muy ceñidita, enseñaba más de lo debido y
tenía una mirada calentona que me ponía a cien, pero no habíamos intimado
demasiado hasta el dia de aquella fiesta en casa del jefe. Él, era un poco más
maduro de unos 45 soltero y me consta que bastante golfo, todo lo contrario que
el marido de Elena que era un mojigato. Nos había reunido a unos cuantos
empleados una tarde en su casa a las afueras de la ciudad, un chalet precioso y
enorme. Me llamó la atención que las mujeres de algunos de los empleados estaban
buenísimas y algunas se vestían muy muy sexys, entre ellas Elena, que llevaba un
minivestido blanco que se le ceñía al cuerpo de forma espectacular.


Debajo llevaba unas medias de rejilla negras que embellecían sus piernas
hasta lo indecible y un sujetador blanco que se le veía a poco que mirases por
su generoso escote de pico y que se le trasparentaba a través del vestido que
era muy fino. Estuvimos charlando un buen rato. Yo me había sentado
estratégicamente enfrente suyo y la veía perfectamente las piernas. Ella sabía
que la miraba y las abría un poco de vez en cuando para dejarme ver su tanguita
negro a la vez que sonreía maliciosamente. Yo intuía que era de las tias que le
gusta que les hagan sentirse putones, pero se reprimen un poco. El alcohol fue
animando la conversación y se fueron haciendo grupos. Su marido se separó del
nuestro en el que la conversación fue subiendo de tono. Empezamos a expresar
nuestro gustos y fantasías sexuales, primero de forma solapada y luego más
abiertamente.


Elena dejó claro mis sospechas. Su principal fantasía era que la obligaran a
hacer guarrerías. Mientras lo decía me dedicó una sonrisa de las suyas al tiempo
que abría un poco sus piernas, poniéndose luego de lado para que la viera hasta
la cadera, mientras yo le decía que me encantaban las mujeres así. Antonio, el
jefe, nos recordó que su marido y yo deberíamos acabar un trabajo pendiente pero
que sólo fuera uno de los dos. Hablé con Mario, su marido, y le propuse que nos
lo jugásemos a los dardos. Si ganaba me iría yo y si ganaba yo iría él pero
solo, dejando a su mujer disfrutando de la fiesta y de la casa. Elena le animó a
aceptar a pesar de sus reticencias iniciales.


Era buen jugador, pero gané yo con ayuda de Antonio que hizo una pequeña
trampa (él era el juez). Salimos a despedir a Mario y mientras le decíamos adios
pasé la mano por el culo de Elena por encima de su vestido. Ella no dijo nada
pero tampoco se retiró. Pasamos a la casa y se cogió de mi brazo arrimándome sus
tetas. Ya dentro le dije:




¿Quieres que juguemos?


¿A qué? Me contestó


A que seas mi perrita, le contesté


No. ¿Por quien me has tomado? Me dijo ella mientras se hacía la ofendida
pero con una amplia sonrisa en sus labios.


Por una zorrita en potencia, le volví a decir


¿Qué quieres que haga?


Quiero que vayas al baño y te quites la ropa interior pero que te dejes
esos pantys de puta que llevas.


No, no haré eso dijo, ya un poco más seria


¿Tu quieres que tu marido siga trabajando con nosotros? ¿Quieres que siga
teniendo un buen sueldo?.


Si, contestó.


Entonces haz lo que te digo, y además te pones este collar en el cuello
le dije dándole un a gargantilla de cuero negro de la que colgaba una cadena
de plata.


La cadena te la metes entre las tetas.


Pero se me va a notar todo, el vestido es muy fino, me dijo, recuperando
la expresión de puta que tenía al principio.


Y tu eres una calientapollas. Te va a gustar ya verás, además no te queda
otra. Vas a comer hoy mas pollas que en tu vida. ¡Ah! y trae tus bragas en
la mano.




Se fue hacia el baño con el collar y moviendo el culo como no se lo había
visto mover a nadie. Salió con el pelo recogido en un moño, el collar puesto con
la cadena entre las tetas que se la movían de locura al caminar, con los pezones
tiesos como pitones y con su tanga negro en la mano. Los tios la miraban con
lujuria. Cuando llegó a mi lado me dio el tanga y yo se lo arrimé a la cara
cogiéndola del cuello.




¿A que huele?


A guarrona salida, me dijo.




Ya apenas quedaba gente. Otras dos tias cuyos maridos también se habían ido
estaban en sitios apartados rodeadas de tios y con cada vez menos ropa.


Le cogí la mano y me la llevá a mi polla, que ya estaba tiesa. Yo no llevaba
calzoncillos.




Mira cómo me pones, ¿te gusta?


Sii, me contestó




Estabamos en un rincón del salón que era muy grande. La metí la mano entre
las tetas y la saqué la cadena y tirando de ella me la llevé a un corro de
sillones en el otro extremo. Como la había estado sobando, el vestido se la
había quedado levantado por el culo, que se la veía a través de los pantys. Ella
andaba de forma que lo hacía notar más. Por el camino nos encontramos a Antonio.




Mira, le dije enseñándole las bragas


¿Otra puta?, me contestó


Esta es de las buenas, le dije


Si, se le nota. Ya sabía yo que a esta le iba la marcha, me dijo




Se puso detrás de ella mientras yo tiraba de la cadena para que se inclinara
y le ofreciera el culo . Antonio la cogió de las caderas y empezó a rozar su
paquete contra el culo de ella, haciendo movimientos como de follárselo.




Toma zorrita, le decía. Luego iré a que me la mames un rato.




Seguimos a los sillones. Cuando llegamos me senté. Ella estaba enfrente de
mi, de pie. Le meti mano debajo del vestido y la bajé un poco los pantys. La
metí la mano enre las piernas hasta el coño, que lo tenía chorreando.




¡Cómo estás eh!


¡Mmmmm! Dijo ella.




La di la vuelta y la hice agachar. Su culo quedó expuesto para mi. Arrimé mi
cara y le metí la lengua entre las nalgas. La chupé el culo y el coño hasta que
se corrrió, cosa que hizo escandalosamente. La senté en mis piernas y la saqué
las tetas. Ella levantaba los brazos, los ponía por encima de su cabeza y se
dejaba hacer.




Chúpamela guarriata, le dije




Se bajó, se puso entre mis piernas, me la sacó y me hizo una de las mejores
mamadas que me han hecho.




¿te gusta?, le decía.




Ella asentía sin sacarse mi polla de su boca




Te voy a follar. Sientate encima de mi polla.




Y así lo hizo, dándome la espalda mientras yo le agarraba las nalgas y la
daba azotitos.


En eso llegó Antonio con José, otro de los jefes, un hombre grande y peludo.




¿No te dije que estaba buena?. Decía Antonio




Siempre me ha gustado esta calentona, decía José mientras la cogía del pelo,
se bajaba los pantalones y arrimaba su polla a la boca de Elena, que se la
mordía y chupaba por encima de los calzoncillos, la polla, los huevos, las
ingles.... Se la sacó y se la metió en la boca hasta dentro, follándola la boca
hasta que se corrió dentro de ella. A Elena no le daba tiempo a tragar y le
rebosaba el semen por los labios, mientras que con mis embestidas se volvía a
correr y yo también. Ya solo quedaba Antonio, que la puso a cuatro patas encima
del sillón y la dio por culo, mientras la agarraba de la cadena y la decía




Tu maridito no te folla asi verdad?. Toma, toma una polla de verdad.




Se corrieron los dos otra vez. La dimos el vestido pero no la ropa interior y
la enviamos a su casa en un taxi, chorreando semen por todos los lados.


- No lleva dinero, le dije al taxista, pero la mama como nadie


- Si te portas asi siempre que queramos habrá subida de sueldo le decía
Antonio , entre carcajadas mientras se iba.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Lo que le hice a la mujer de un colega
Leida: 1956veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























violado pornoporno tia y sobrino dobladarelatos porno el novio se mi hijarelatos xxx como mi esposa me pide que la buelva putarelatos eroticos embarazadasAmor filial relatos eróticosrelatos y confesiones de incestorelatos encontre a mi hermanita.con mi perrobañando a mi perro zoofiliarelatos eróticosRelatos de como me volvi lesbiana por mi cuñadarelato erotico suegra super cachomda y celosamonjas pornorelatos calientes ensucie la pantaletaoler ropa interior femeninala pillaron masturbandosemi hijita de 9 añitos relatomadres calientes gratisRelatos gays el culito de joseHistorias de putitas y zorritasrelatos eróticos jugando en el jardinporno criollasrelato erotico mi vecino me cojio cuando ten¨ªa 9 a0Š9os mi mamá me feminiza relatos bdsmrelato erotico hijita peteritami hijita de 9 añitos relatoCuentos porno nuevos de adolecentesRelatos eroticos gratis la inquilina relato cojiendo a mi hija de 10 a#osrelatos eroticos follando con mi tia en su casarelato erótico mi primitarelatos eroticos tiaincestuosas.conRelatos gays putico divinomi hijita de 9 añitos relatome coji ami cunada boracha relatosrelato papá follando con su hijaRelatos con la perrita d mi vecinarelatos.eroticos.de.si.mami.toma.que.rico.que.cerradita.estascuentos porno gayrelato incesto lesbico tia sobrinarelato de una mujer casada cojida y abotonada por un perrorelatos eroticos hijo adoptivorelatos pornos de bebescomo viole a mi sobrinito relato xxx gay Relatos porno amor filial mis hijas reichel y cristina 2 bdlol.runovia infiel folla el dia de su boda relatos eroticoshistoria de una colegiala 1relato erotico mi abueloLos mejores relatos sexo inocentes no consentido la hija de mi vecinarelatos eroticos viole a mi hijapajaros follandorelatos de mi primer intercabio de parejapoorno gaycuentos eroticos del hombre invisibleRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelato erotico - mi vecina pequeñaRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos xxx d novias sensuales con novio heterorelaros eroticos apretado en el bus con mi suegraIncesto con la abuela relatadosrelatos erotico el bultito de my hijaincesto anal a hijas dormidasrelatos nudistasme cogi a mi hija relatosrelatos de incesto madre e hijo : mi hijo me espia y se masturbarelatos cojiendo a la sirvientarelato mi novia y su hijarelatos porno el culo de la abuela Relatos pornosrelatos xxxgey con su abuelitorelatos xxx me cojo a mi comadre y ami esposamorbo cornudasexo con mamas redormidasrelato cache amis padres culiando duropornogitanagordarelatos eroticos mi hermana de 15leer historia cuentos relatos confesiones sexuales porno xxx mobilsoy la perra de mi perro relatosmama hijo porno