Relato: La fruta prohibida (o como querrais ponerle)





Relato: La fruta prohibida (o como querrais ponerle)

La fruta prohibida



Mi hermana melliza hace ya
algunos años que está de novia, diría 3 o 4, es más, está muy próxima a
casarse... con el amor de mi vida.



Conozco a Francisco, su novio,
desde el mismo día que ella, cuando coincidimos en una despedida de soltero que
se realizó en una más que calurosa noche de verano, en un bonito chalet con
piscina.


Francisco, para ese entonces 27
años, me llamó la atención apenas lo ví, alto, delgado, rubio y de ojos claros.
Esto último es lo que más me gusto de él, la forma de mirar, la transparencia de
sus ojos.


Me acerqué a él con cualquier
excusa, creo que a ofrecerle una copa o algo así, en definitiva, a tratar de
conocerlo.


Bastaron un par de palabras para
darme cuenta que era un chico encantador, muy dulce y muy masculino a la vez.


Pero enseguida me dí cuenta que
por ahí no iban los tiros.


Me pareció tan viril, tan seguro
en su postura, que de inmediato pensé que un hombre así no podía ser gay jamás.


Así es que pensé, ya que no lo
puedo disfrutar yo, quizás lo pueda disfrutar mi hermanita...


(Que por cierto ya llevaba una
temporadita sola y sin sexo, cosa que se le notaba en el carácter enseguida)



- María, ven, quiero hablar
contigo


- ¿Qué pasa?


- ¿Has visto el tío con el que
conversaba recién?


- Sí, es muy guapo.


- Te lo quiero presentar, es
ideal para tí.


- ¿Qué pasa, no te lo pudiste
ligar tú y lo dejas para mí?


- Bueno, algo así.



Con mi hermana, quizás por el
hecho de ser mellizos, teníamos muy buena relación y muchísima confianza. Ella
sabía de mi atracción hacia los hombres prácticamente desde siempre (quizás
antes que yo mismo) pero también es cierto que habiéndome conocido también
alguna que otra novia, solía referirse a mí como ¨bisexual¨ y creo que en el
fondo, lo que mas deseaba para mí, era que conociese a una buena chica y me
casase, y etc etc.



Yo veía esta posibilidad cada
vez más lejana, las mujeres me aburrían muchísimo, pero el problema era que por
entonces, (para cuando sucedió todo esto tenía 23 recién cumplidos) los hombres
me daban miedo, es más, solía fijarme en especímenes como Francisco, quizás
sabiendo de antemano que nunca pasaría nada y que tendría mi virginidad (pero
sobretodo mi corazón) siempre a salvo.


En concreto, que mi lado gay se
limitaba, hasta el momento, a alguna tontería que había sucedido en mi
adolescencia con niñatos de mi edad y, sí, sobre todo, a mis profundas fantasías
nocturnas, que solían acabar en pajas descomunales.



Era una lástima,supongo,
desperdiciar así mi juventud, ya que encima no estaba para nada mal.


Soy alto, moreno, tengo buen
cuerpo, producto de mi aficción al deporte, en especial a la natacíon, que
practicaba siempre que podía desde pequeño.


Vamos, que era (supongo que lo
sigo siendo!) muy guapo, pero que por inhibiciones y temores no me comía una
rosca.



Volviendo a lo que nos toca, el
relato, les diré que la fiesta siguió cada vez mas animada, que el alcohol
empezaba a notarse, y mucho, entre la gente, y que la atracción entre mi hermana
y Francisco fue inmediata.


De lejos los veía reir, jugar,
divertirse, sentía celos, pero alegría también, por mi hermana, por haber
encontrado un lindo chico con el cual estar.


El calor era cada vez más
insoportable, y la piscina muy tentadora. No sé quién fue el primero, pero lo
qué si sé es que en cuestión de minutos la mayoría de los invitados, sobre todo
los hombres, estabamos dentro de la piscina.


Así mis ojos contemplaron un
paisaje de terribles ejemplares casi en pelotas, apenas con los slips que
llevaban puestos como ropa interior, que el agua dejaba casi transparentes,
marcando adorables paquetes, mostrando atléticos cuerpos. Algunos (no se si por
los efectos del alcohol o por que no llevarían ropa interior) se zambulleron a
la piscina desnudos. Si mi corazón estaba a 100 por el espectáculo, mi erección
estaba a 1000, definitivamente no podía salir de dentro de la psicina porque no
habia forma que se me bajara el garrotazo que mis pequeños slips apenas podían
contener.


Francisco no fué la excepción a
zambullirse en ropa interior. De lejos lo observaba, sus boxers blancos tampoco
tapaban mucho, el agua los había dejado transparentes también por lo que
enseguida entendí que estabamos ante una preciosa polla, carnosa, grande. Pese a
la media luz ambiental juraría que se podían distinguir también su hermoso vello
púbico.



La fiesta terminó, los meses
pasaron, mi hermana y Francisco se pusieron de novios.


El romance se desarrollaba en
casa, claro. Mi hermana y yo vivíamos juntos en un piso que nuestros padres nos
habían comprado para que estudiásemos en la capital, ellos vivían con el resto
de nuestros hermanos en una ciudad pequeña en el interior del país.


Cada noche lo mismo, la parejita
a follar, a gemir, y yo, en mi cuarto a pura paja imaginando a Francisco
desnudo, erecto, salvaje.


Mi obsesión iba en aumento, pero
nada podía hacer, salvo reprimir mis sentimientos e intentar hacer mi vida.


Esto último me resultaba muy
dificil. Francisco no era un extraño al que veía de vez en cuando, sino que era
una presencia diaria en mi casa, incluso cuando mi hermana no estaba. Vamos, que
podríamos decir que practicamente se había instalado con nosotros.


Por un tema de materias, mi
hermana cursaba su carrera en el turno tarde y yo por la noche.


Francisco también cursaba en
otra universidad por la noche, así que todas las tardes, cuando salía de currar,
a eso de las 5, ya estaba en casa, para darse una ducha, cambiarse de ropa (casi
siempre me pedía algo prestado), merendar algo conmigo y al rato salir juntos
hacia nuestras respectivas universidades.



Las duchas de Fransisco eran una
tortura para mí. Sentía correr el agua e inmediatamente se me levantaba la
polla.


Imaginaba su cuerpo, su manos
grandotas enjabonándose el pelo, el torso, los huevos, la polla, su culo duro y
levantado, tan gracioso.


Con el correr de los meses, la
confianza fue mayor y ya no cerraba la puerta del baño al ducharse. Salía
siempre envuelto en una pequeña toalla que apenas podía sostener.


Lo recuerdo siempre corriendo de
un lado al otro de la casa apurado por no llegar tarde, secándose, perfumándose,
probandose alguna camiseta mía, tomándose de pie un vaso de coca cola. Ah, y
cantando, siempre cantando.


Poco podía concentrarme yo en
mis libros, con el show que Francisco montaba cada tarde en mi casa.


Con el paso de los días, ya ni
siquiera salía envuelto en su toalla, lo hacía desnudo, con bastante
naturalidad, dejando a la vista ese rabo precioso, que con creces había superado
la expectativa que yo tenía antes de haberlo visto totalmente desnudo.



Entonces llegó el día fatal...


Normalmente yo solía ducharme de
mañana, pero ese día había salido de casa muy temprano y no había podido
hacerlo.


Llegué a casa con el tiempo
justo para irme luego a la universidad, me meto en la ducha con puerta abierta
ya que estaba solo. No habrían pasado dos minutos cuando siento que llega a casa
Francisco.



- Ey, tío, me ganaste de mano
con la ducha, hoy estoy apurado, tengo un exámen muy importante.


- Bueno, espérate que termino
enseguida...


No me dejo casi terminar la
frase que ya lo tenía dentro de la ducha.


- Espero que no te moleste, es
que si no hacemos así no llegamos a tiempo ni tú ni yo.



Y ahí estaba él, en la ducha
conmigo. Desnudo, mojado, tremendo.


Y ahí estaba yo, desnudo,
mojado, excitado.


No dijimos una palabra, nos
enjabonamos en silencio, nos mirabamos de reojo las pollas, bastante erectas,
nos rozamos sin querer en algún momento para separarnos enseguida.


Salimos de la ducha un poco
avergonzados, seguíamos en silencio y así también nos fuimos del piso.



Pero fué crucial también. Desde
ese día opté por tomar mi ducha siempre por la tarde, es más, muchas veces me
metía en el baño cuando escuchaba el ruido del ascensor llegar a mi planta.


Y el ritual se repetía cada
tarde, pero en la ducha cada día nos demorábamos más, nuestras pollas se ponían
cada vez más duras. nuestros roces eran cada vez más cercanos, más demorados,
más excitantes.


Yo ardía. literalemte, pero no
me animaba a dar el primer paso, pese a que la situación estaba tan cantada.


Entonces pasó, el primer paso lo
dió el, la tarde que me cogió la polla, suavemente, con miedo quizás. Nos
besamos, nos acaricimos el cuerpo, nos abrazamos fuerte, nos masturbamos el uno
al otro con suavidad, con algo de inexperiencia pero mucho de deseo.


Y ahí fué entonces cuando me
arrodillé, me metí su polla en la boca, primero despacio, luego con más fuerza.
La sentía muy grande dentro, muy gruesa, hermosa.


Excitados, ardientes,
expectantes, atentos a los ruidos de fuera por miedo a que llegara mi hermana,
su novia.


Se la chupé por lo que me
parecieron horas, ahí, bajo el agua, mientras me masturbaba. Intentó avisarme
que se corría, pero no me importó, sentí su chorro dentro de mi boca, caliente,
potente.


Me corrí casi a la vez y me
quedé sentado en el plato de ducha, agotado, feliz, culpable, todo al mismo
tiempo.



Cuando salimos de la ducha bajé
la vista, estaba un poco avergonzado, pensé que estaba todo mal.


Pero no, Francisco me miró a
los ojos, nos besamos. Estaba todo bien.



Luego de unas cuantas semanas
así, la cosa fue avanzando. A veces lo hacíamos en la ducha, otras nos tirábamos
un rato en la cama, nos mamábamos el uno al otro, nos pajeábamos frenéticamente.
Era tanto lo que se corría, la cantidad de leche que derramaba que a veces no
entendía como podía luego follar como si nada a la noche con mi hermana (los
celos y la impotencia que sentía cuando los escuchaba follar desde mi cuarto
eran terribles)


Otras veces hacíamos algo
rápido, vestidos, en la cocina mientras comíamos algo antes de irnos, y,
siempre, siempre, siempre, con miedo a que nos pillara in fraganti mi hermana
(¿era también eso lo que hacía la historia tan morbosa, tan pasional?)


Alguna vez que ella llegaba
temprano o no iba a la universidad, llegamos a hacerlo en la escalera de nuestra
finca con mi hermana en casa, a metros.


Recuerdo con especial morbo la
vez que se la chupé fugazmente en el ascensor, récord mundial en corrernos los
dos. Esa vez, la que casi nos descubre no es mi hermana, sino la vecina del 4to.



La cosa seguía, la obsesión
crecía. Pero todavía quedaba algo tan deseado y tan temido al mismo tiempo para
mí: la penetración.


¿Quieren que se los cuente en
otro relato? (no quiero hacer este muy extenso).


Piensen que mi historia con
Francisco fué muy larga, muy intensa y hemos vivido muchas cosas juntos,
imposible narrarla toda de golpe.


Si les apetece conocer más,
hacédmelo saber a POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO,
así como comentarios (o críticas!!!, pero tengan piedad, que soy nuevo en esto
de escribir y encima de mi vida)


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: La fruta prohibida (o como querrais ponerle)
Leida: 833veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























porno tranxrelato gay xxx el chongohermana y hermano xxxlas tetas grandes de mi madre relatos eroticoRelatos de insesto gayslas hijas de mi sirvienta relatos pornovecinas folladasrelatos xxx pequerelatos eróticos nena de 8misrelatosporno.com me colen los amigos de mi paparelatos xxx de mesera sin bragasporno abuelos y nietasRelatos mi pequeño hijo me embarazahttp://googleweblight.com/?lite_url=http://bdlol.ru/relato31870_MI-ABUELA-Y-YO-A-LOS-TRECE.html&ei=p8oOKUM6&lc=es-419&s=1&m=203&host=www.google.com.br&f=1&gl=ar&q=Viole+ami+abuela++relatos&ts=1549751864&sig=ACgcqhoUcKveLOt3XfFqv2WpBJXWKye3fgRelatos pornos mi sobrino me lleno el culo de lecherelato follada por mi perro el dia que quede sola en casaRelatos gays el chantaje por sexohistoria eroticas de nenas de 10 gratisRelatos porno amor filial el abuelo (5) bdlol.ruMis relatos pornorelatos gays me cojo al nalgónIncesto con la abuela relatadosrelatos eroticos me quede a cargo de mi pequeña sobrinitarelato se la coge el almaceneroforzando hijastras 4 24school ru/relatorelatos gay con ancianosporno torerorelatos cuentos porno bdlol.ru Todo en familiaIncesto con la abuela relatadosRelatos de putas xxxrelato de cojiendo entre hermanos casadosRelatos heroticos manoseo en el metrorelatos mi padre me desvirgoRelatos de sexo no consentido conrelatos erpticosrelatos porno vendedora de dulcesRelato erotico abuelo depravadorelato su primer anal rudorelatos eroticos con mi hija de de secundariaviole a mi primarelatos de la iglesia pornocuentos eroticos cortosrelatos xxx mi familiarelatos eróticos sexo con mi hijafollando dormidasrelato érotico nalgadasRelatos mi papi me coge desde que era muy pequeñatravestismo pornoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelato gay urólogopeliculas eroticas arabesrelatos castracionhistorias porno gratisrelatos eroticos cuidando a mi hermana pequeñaRelatos eroticos la hija de mi noviamisrelatosporno.com amigo yo madre ebriaamigas mamandohombre violado por viejorelatos eroticos pornoRelatos porno amor filial el abuelo (6) bdlol.ruvideos hentai de sakura card captorssexo con mi sobrina relatosporno relato mi hijitatias calentorrasRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos erotico mi primera vez con mi tiover relatos pornos pillo a mi padre follandose a mi hermanita de siete añosrelatos eroticos en l microbusRelatos de pijas enormesRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatome coji a mi hermana por 200 pesosRelatos porno me cogí a mi hijastra 18 años relatos eroticos con mi hija de 5relato erotico gay chupon nalgasrelatos eroticos una paja cruzada termino en chupada de pijarelatos porno sexo en el gym con negro musculosorelatos culie miija de 8Sexosintabuesgaymisrelatoseroticos.comrelatos pornos bisexRelatos gays el culito amaestrado