Relato: Historia de una colegiala (5)



Relato: Historia de una colegiala (5)


HISTORIA DE UNA COLEGIALA (V)




Nunca digas nunca...





Al abrir los ojos, con algo de somnolencia y confusa, me di
cuenta que estaba en el piso, recostada de lado... era obvio que no estaba en mi
casa...



Sentí la presencia de alguien, su respiración, estaba detrás
mío, pensé que estaba soñando... pero todo se aclaro mas cuando sentí que por
detrás alguien me tocaba, como abriéndose paso entre mis nalgas, quise moverme
pero me sujeto por la cintura y sentí una barra tibia perforándome, ese calor se
propagó a todo mi cuerpo...



- Uhmmmmmmmmm............



Luego comenzó a moverse y su mano áspera recorrió mi estomago
hasta llegar a mis redondos senos, apresando mis pezones entre sus sucios
dedos... entonces recordé donde estaba... no quise huir... solo me quedo
levantar un poco la pierna para dejar que me penetrara a su gusto. Así permanecí
recostada, disfrutando cada arremetida de mi vulgar carcelero...



- Ohhh.... uhmmm... ahhhh...



Escuchaba su respiración, sus jadeos, sentía su sudor, su
mano jaloneando mis grandes senos... y sobre todo su dura verga escarbando en mi
agradecida conchita. A medida que su ritmo aumentaba mi excitación también lo
hacia, borrando todo vestigio de sueño, solo me dedique a disfrutar, gemir,
pedir...



- Siii.... asiiií.... clávamela así... uhmmm.... que
ricoooo....



Luego presa del delirio yo misma dirigía su mano, obligándolo
a que estrujara con mayor vehemencia mis inflados senos... estaba llegando al
clímax... gire el cuerpo un poco para verlo... parecía poseído, lucia como un
demonio, concentrado en mis carnosas nalgas, castigándolas... incrementaba sus
arremetidas... el también estaba por llegar...



- Ahhhhhh...... no soporte mas y en un alarido me desfogue en
esa mezcla de sensaciones que llamamos orgasmo.



Mi cuerpo se estremeció entre sus manos, el me asió mas
fuertemente y descargo un torrente de ardiente leche en mi...



- Uggg.... uff.... ahh.... mierda que bueno estuvo… exclamo
grotescamente el.



- Ahhh... como me gusta despertar así... ufff... susurre,
recobrando el aliento.



- No te preocupes... la próxima vas a despertar con mi verga
en tu ano.. jajajaja... como te gusta... puta... jajajajaj... me respondió,
riendo estruendosamente.



- ¿La próxima?... no va a haber próxima... le dije, sintiendo
repulsión al ver mis senos manchados por los sucios dedos del portero.



Me levante algo mareada, me puse la poca ropa que había
llevado, aun escurría tibio semen por mi entrepierna... mientras yo hacia todo
esto le escuchaba decir:



- Vas a volver... jajajaja... cuando sientas el cosquilleo en
tu conchita vas a volver... recuerda mis palabras... puta...
jajajajajajajajaja....



Intente no prestarle atención, solo salí. Su estruendosa risa
resonaba en la casucha, un temblorcillo recorrió mi cuerpo.



Confusa camine hacia mi casa, la escandalosa risa y las
palabras de aquel asqueroso portero resonaban en mi cabeza. No, aggg, no puedo
volver... con el no... no se, buscare a alguien mas... pensé. Mas calmada por
esta idea, llegue a casa y me metí a la cama, decidida a no dejar que ese
mugriento me poseyera de nuevo, yo me merecía algo mejor..



Pasaron algunas semanas mas, y no encontraba al candidato
adecuado. Habían muchos muchachos, pero todos demasiado inmaduros y sobre todo
muy habladores, listos para contar sus hazañas con sus amigotes. Con el fuego
interior que yo tenia no quería ser catalogada como la putita de la escuela o
del vecindario, menos en mi circulo de amigos, y si mi padres se enteraran seria
peor aun.



Así que era evidente que necesitaba a alguien mayor, que
pudiera guardar el secreto, mas que nada que se sintiera obligado a hacerlo
porque, después de todo, yo era una menor de edad.



A este punto estaba realmente angustiada, las masturbaciones
no me surtían efecto, y había escuchado terribles historias de chicas que se
habían quedado atoradas con botellas, zanahorias y cosas por el estilo en sus
conchitas, y que luego tuvieron que ir con doctores para que les saquen esas
cosas de sus vaginas... no que vergüenza, me dije.



Tendría que volver a usar a uno de los profesores, no quería
volver con García, pero Ruiz se veía muy asustadizo y me rehuía demasiado. De
vez en cuando me encontraba al portero, y veía su grotesca sonrisa que me hacia
recordar sus premonitorias palabras... pero no, no caería de nuevo con el...



Ya casi no aguantaba la calentura, así que me importo poco...
un día, durante el descanso, espere afuera de la oficina de García. Al verlo
salir, me aleje de mi grupo de mis amigas con el pretexto que tenia que
preguntarle algo.



Me acerque a el, le hice unas miradas sugerentes, no pude
decirle con palabras exactas que estaba arrecha y que necesitaba una buena
cogida, porque habían muchos estudiantes caminando por cerca y mis amigas
aguardando... pero el entendió perfectamente, los ojos llenos de lujuria le
brillaban...





- Regrese a mi oficina cuando terminen sus clases... me
susurro cuando no había nadie cerca.





Disimuladamente le guiñe el ojo a ese arisco profesor, que si
bien me causaba repugnancia por sus maneras y expresiones, en esta ocasión no me
cayo tan mal, o seria que estaba tan ansiosa de ser penetrada que no ya ni me
importaba eso.



Aguarde impacientemente la hora de salida, sentía de nuevo
ese cosquilleo interior, nerviosa observaba mi reloj, rogando que el timbre
sonara. Cuando al fin sonó, sentí como mi conchita empezaba a humedecerse porque
se acercaba el momento en que seria desflorada de nuevo por aquel profesor que
me desvirgo mis 2 agujeros.



Al salir, me deshice como pude de mis amigas y me oculte en
el baño de mujeres unos minutos, esperando que la mayoría de estudiantes se
fueran. Me provoco acariciarme la conchita, pero decidí sufridamente aguantar,
solo me quite mi tanguita para que no se mojara mas y para no perder tiempo
después quitándomela.



Luego salí y me dirigí a la oficina de García. No toque la
puerta, simplemente ingrese y empecé a desabotonarme la blusa. El, lejos de
estar sorprendido, me esperaba sentado detrás de su escritorio, al acercarme me
di cuenta que tenia el pantalón abierto y su larguirucha verga erecta estaba
lista para penetrarme...





- Vaya, profesor, Ud. no pierde tiempo... le dije
burlonamente, en el fondo pensaba que era mejor así, porque tampoco perdería
tiempo mamándosela hasta que estuviera dura.


- Ven putita... solo atino a decir, se lo veía por demás
excitado, tampoco quería perder tiempo en diálogos prolongados, solo quería
poseerme y eso me encantaba.





Alejo su silla del escritorio, yo me levante un poco la falda
y me senté fui sentando frente a el...





- Tu tampoco pierdes el tiempo... me dijo burlonamente al
notar que yo no tenia ropa interior.





No conteste, estaba mas concentrada en ubicarme bien sobre su
verga, para que me entrara lo mas rápido posible. Al sentirla entre mis labios
vaginales, lance un suspiro de alivio.





- Uhmmmm.... que bien.... musite mientras descendía sobre
su miembro.





Al ver mis grandes tetas frente a el, no se aguanto y empezó
a jalonearme el brassiere, parecía un loco, cuando al fin vio mis pezones se
dedico a besarlos y estrujarlos. Mientras tanto yo me dedicaba a disfrutar cada
uno de los centímetros de su pene incrustados en mi conchita. Me aboque a
moverme simplemente en círculos, para sentir mejor su dura verga.





- Ufff... uhmmmm... gemía complacida.


- ¿Qué esperas?... ¡Salta perra!... me recrimino dándome
un palmazo en mis nalgas.





Sorprendida por su accionar, al principio no reaccione, pero
al ver que levantaba su mano nuevamente para golpear me redondo trasero, empecé
a brincar sobre su largo pene... después de todo García tenia razón, estos
movimientos eran mas satisfactorios...





- Uhmmm... cuanta falta me hacia esto... que ricooo...
ohhh... exclame mientras saltaba armónicamente sobre el.


- Ya vez, putita lo que te perdiste durante todo este
tiempo... me increpaba García entre sus jadeos.


- Si, si... volveré mas seguido... prometí completamente
arrecha, brincando cada vez mas rápido, sintiendo que me acercaba al clímax.





En eso... la puerta sonó... alguien tocaba...



Quise huir, pero García me apretó fuertemente contra su
verga, este brusco movimiento termino por hacerme llegar a un brutal orgasmo, me
hizo explotar. García puso su mano en mi boca para ahogar un grito de placer,
mientras su tibia leche inundaba mi conchita.



Volvieron a tocar...





- ¿Quién es?... pregunto García, intentando disimular su
agitación e intentando ganar tiempo.


- El director... puedo pasar... dijo impaciente.





Me quede helada, García lucia pálido, será porque se dio
cuenta que yo no le había puesto seguro a la puerta. Suerte que el viejo
director tenia la costumbre de tocar y preguntar antes de entrar.



García, mas repuesto me señalo hacia abajo, indicándome que
entrara en el espacio debajo de su escritorio. Me metí rápidamente y el empujo
su silla contra mi, con sus piernas abiertas y su pene semierecto.





- Si, si adelante... repuso García luego de una larga
pausa.





Escuche la puerta abrirse y los pasos del director
acercándose al escritorio, luego al parecer este se sentó en la silla frente al
escritorio de García. Yo me sentía protegida de la vista del director en aquel
diminuto espacio, y mas allá de estar nerviosa, elegí concentrarme en la verga
de García, que aun fuera de su pantalón poco a poco se ponía flácida, aun con
algunos líquidos. Decidí acomodarme mejor en ese estrecho espacio, claro sin
hacer ruido, y limpiarle su larguirucho miembro, no quería que se manchase el
pantalón.





- ¿Por que demoro tanto?... le increpo el director.


- Disculpe Sr. Director... creo que me quede soñando
despierto... se excuso, sonaba un poco nervioso, seguro era por los
lengüetazos que le daba a su pene para limpiárselo.


- Pues no le pagamos para eso... dijo duramente el
director.


- Si, entiendo Sr. Director... no volverá a pasar...





Me reí para mis adentros, escuchando como reaccionaba al
estar en apuros aquel tipo que era inflexible con los demás.



Luego los escuche conversar acerca de algunas fechorías de
algunos alumnos que necesitaba ciertas sanciones. García, ahora acostumbrado a
la limpieza que mis labios le brindaban a su pene, conversaba mas sueltamente
con el director.



Cuando termine mi labor, discretamente comencé a guardarle su
flácida verga entre su ropa interior, luego le cerré el pantalón. Tal parece que
fui oportuna porque pocos minutos después García tuvo que levantarse para
acompañar al Director hasta su oficina.



Cuando escuche la puerta cerrarse y los pasos alejar por el
pasillo, decidí abandonar el escritorio. Estuvo cerca, pensé mientras me
acomodaba el brassiere y cerraba mi blusa.



Luego escuche pasos en el corredor, temerosa, me escondí
nuevamente debajo del escritorio. Abrieron la puerta, las fuertes pisadas se
dirigían hacia el escritorio, pensé que seria García, así que aliviada comencé a
salir de mi escondite...





- ¿Qué haces aquí?... escuche una voz, que me sonaba
familiar.





Maldición, pensé, temiendo ser descubierta por el director u
otro profesor... solo que al levantar la mirada no era ninguno de ellos... era
el mugriento ese... el viejo portero...





- Y a ti que te importa... respondí desafiante y le
repregunte... ¿Tu que haces aquí?...





Pregunta tonta, porque siendo el portero seguro que venia a
hacer la limpieza, pero no vino por eso. Lejos de molestarse por mi actitud, se
río a carcajadas, al ver mi cara de extrañeza procedió a explicarme:





- El profesor García me dijo, antes de salir a almorzar
con el director, que me tenia algo guardado en su escritorio y luego me
guiño el ojo... respondió sonriendo grotescamente.


- ¿Qué?... respondí nerviosa.


- Que no tienes escapatoria putita... siempre vas a caer
conmigo... replico bajándose el pantalón.





Al ver su grueso y flácido miembro colgando, quise
abalanzarme sobre el y mamarlo para verlo duro, y que me exorcizara de todo el
tiempo que soñé con el, perforándome... sin embargo, volviendo a mis cabales
recordé mi promesa... nunca mas con el... y así se lo hice saber...





- Acaso eres sordo... te lo dije... contigo nunca mas...
le grite, contra mi voluntad.





Se quedo estupefacto, no atino a reaccionar, a pesar que mi
cuerpo me lo pedía a gritos me opuse a todos esos sentimientos, en cierta forma
me sentí liberada de la dominación que su inmenso pene ejercía sobre mi
voluntad... pero esta fuerza de convicción solo me duro unos cuantos segundos...
ya que cometí un error...



Me confié, digamos que disfrute de esos momentos de
liberación... entonces quise irme, le di la espalda al portero, y me incline
para recoger mi maleta... fueron solo unos segundos que estuve inclinada,
dándole la espalda, pero el los aprovecho bien...



Inmediatamente se situó detrás mío, me tomo por la cintura y
me restregó el enorme bulto de su entrepierna por todo mi trasero... un
temblorcillo me invadió de pies a cabeza al sentirlo nuevamente contra mis
redondas nalgas.





- No, no.. ¿Qué haces?... exclame nerviosa, sabia que
faltaba poco para ceder.


- Si me dices que no quieres mas de esto... te suelto...
me desafió el harapiento portero, muy seguro de si mismo.





En ese momento su gran miembro, que estaba parcialmente
endureciendo, llego a inmiscuirse en la raja de mi gran culo, abriendo mis
nalgas y allí fue endureciendo mas y mas.



Me quede muda, a decir verdad estaba disfrutando de esos
segundos... el portero, buscando una respuesta, me apretujo su pene contra mi
raja y mi conchita hacia agua por todos lados, mi ano me picaba a mas no
poder...



No dije nada, desde mi posición, me limite a subirme mi falda
escolar, y dejar al descubierto mis carnosos y blancos glúteos. Fui débil, no
pude mas, mi calentura tenia proporciones colosales y solo me importaba tener su
grueso miembro incrustado en mi ano.





- Jajaja.. lo sabia... jajaja... fue su grito de
victoria.


- ¿Qué esperas?... ¡métemelaaa!... le exclame ansiosa.


- Espera puta... me respondió dándome un palmazo.





Se alejo un poco y fue dirigiendo su mazo de carne a la
entrada de mi conchita, mis labios vaginales le dieron un húmedo beso a la gran
cabezota de su pene. Pero yo no quería eso, no en ese momento...





- Por ahí no imbécil... le grite en mi excitación.





Me incorpore un poco y gire, con una mano tome su gruesa
verga y la redirigí hacia mi ano, luego le guiñe el ojo...





- Me olvidaba que a las perras como tu les gusta por
ahí... dijo riéndose.


- ¡Métemela ya!... por favor... le rogué.





Me fue insertando con rapidez toda su rechoncha verga, con
algo de dolor, yo desde mi posición aguantaba su empuje. Había pasado tanto
tiempo que mi ano no recibía un miembro tan delicioso, que ahora le costaba
recibir tan grande pene.





- Empuja masss... le pedía, completamente arrecha,
mientras yo retrocedía, intentando insertarme mas centímetros de su largo y
duro mástil.





El me la clavo duramente... un shock eléctrico me recorrió
desde mi colita hasta la coronilla.





- Uhhhh... uhmmm... asiiii... auuuu…. uhmmm... gemí
adolorida.





La deliciosa sensación de sus pene ocupando cada centímetro
de mi estrecho agujero era mas fuerte que cualquier dolor. Mi ano latía sobre su
verga, apretando a aquel viejo amigo, comiéndose cada centímetro de tan
musculoso pene. Todas esas sensaciones me estremecieron llevando a un bien
merecido orgasmo.



El mugroso no quiso quedarse atrás y empezó a bombearme con
dificultad, mi ano aun no estaba flexible, así que sus incursiones no eran tan
rápidas ni fuertes. Eso fue cambiando al transcurrir los minutos. Tanto así que
desde mi posición; inclinada, levantando el trasero, con las piernas semi
abiertas y las manos apoyándose en el suelo, ya no podía soportar sus
embestidas, cada vez me taladraba con mas fuerza, haciéndome perder el
equilibrio...





- Uhmmm... ouuu... esperaa... amo... déjame acomodarme...
para que me sigas castigando por ser una perra mala... ohhh.... le grite
enloquecida.


- Contra la pared, puta.... me ordeno jadeante.





Con su verga incrustada en mi ano, avanzamos unos pasos hasta
que yo pude oponer resistencia a sus arremetidas apoyando mis manos contra la
pared.





- Uff... uhmm... así esta mejor... uyyy... que rico...
vociferaba yo.





Cada vez me bombeaba el culo con mas fuerza, me había
olvidado lo recio que era el portero y como su resistencia prolongaba mi placer,
me hacia llorar de felicidad. Poco a poco me fue empujando mas contra la pared,
ahora mi rostro y mis manos estaban apoyados en el blanco muro, que se manchaba
con mi sudor.



Me fui incorporando mas, hasta que quede en la posición de
una persona que esta siendo registrada por un policía; con los brazos levantados
y las palmas contra la pared, las piernas separadas, solo que yo tenia la
espalda arqueada y el culo bien parado para que mi castigador se deleitara con
mis gordas nalgas, que con cálidos sonidos rebotaban contra su ingle...





- Asii... siii... uhmm... que placer... ahhh... me
acabaaas... ohhh...


- Todavía no perraaa... que aun me falta... me grito,
jalándome de los cabellos.


- Siii, siii... espero... uhmmm .... ahhhh.....





Se volvió como loco a medida que el también llegaba al final,
por momentos me jalaba los senos, o me tomaba firmemente de la cintura empujando
con fuerza su enorme pene que me abría a mas no poder, de vez en cuando me
jalaba los cabellos como si fuera la grupa de una yegua que necesitara amansar.



Al poco rato, su hinchado pene tapio completamente mi
estrecho ano, con su viscosa y rica leche, que a pesar del prolongado orgasmo
que esto me causo, me apure en voltearme y arrodillarme para degustar lo mas que
pudiera de sus tibios flujos.



Mame como loca, le chupe hasta sus sucios testículos... con
mis lagrimas de placer, dolor y alegría le limpie toda su ingle...





- Heyyy putita... ¿por que lloras?... me pregunto un poco
conmovido, el vulgar portero.


- Por que me hace muy feliz tu rica verga, cada vez que
me somete, nunca había gozado tanto... confesé satisfecha.





Sus callosas y enorme manos se dieron abasto para
acariciarme, aunque toscamente, logro consolarme... me abrazo, su hedor y mi
perfumada piel se fundieron, mi clara piel contra su áspero y velludo pecho.



Permanecimos así unos minutos ante aquella pared, que ahora
lucia las dos huellas de las palmas de mis sudorosas manos que se apoyaron sobre
su blanca pintura, soportando las embestidas del mugroso. Esas huellas serian
testimonio de mi suplicio, del cálido castigo que el viejo portero me propino.



Como celebración, por finalizar ese negro periodo de tiempo
que no tuve sexo, me hubiera gustado que me perforaran por mis dos agujeros...
pero el profesor García no regreso... bueno, tal vez será en otra ocasión... me
dije.



Seguro que el director habrá tenido ocupado a García...
pensé, pero yo también me mantuve ocupada, aprovechando su oficina y al
asqueroso portero, saltando sobre su gruesa verga, dejando que me empalara a su
gusto, que me penetrara hasta la raíz de su larga y gruesa verga...que me
abriera como el quisiera...



Al final de esa tarde la única promesa que me hice fue
disfrutar lo mas que pudiera de la rechoncha verga del mugroso portero... me
prometí regresar las veces que quisiera y que fuera necesario para satisfacer
los deseos y necesidades de mi voluptuoso cuerpo, de mi joven despertar sexual.



Quizás algunos profesores como García y el poco aseado
portero se aprovechen de esto, pero yo también me aprovecharía de ellos para
satisfacer mi ahora innegable apetito carnal.



Tal vez seré una puta, reflexione... pero al menos seré una
puta feliz... concluí camino a casa.






Continuara...




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Historia de una colegiala (5)
Leida: 23359veces
Tiempo de lectura: 15minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados




























Relato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos inconfesables xxxrelatos eroticos e folle a mi hija de 8historia eroticas de nenas de 10 gratisrelatos xxx chavitas de primaria cojidas por cuidadoresmi papi me columpiaba en el parque,pornorelatosrelatos erotícos masturbacionmi hija pequeña y sus amigas relatos pornorelatos eroticos me violaron y me gustoRelatos eroticos zoofilia violada por una pantera relato erotico vesinita de 8 añitosporno guarorelatos porno me culie a mi vecinitasoy tu putitaen la alberca con mi sobrina hot relatos eroticosnarraciones eroticasporno de viejos gratisrelatos porno nena de 8relatos eròticosrelato erotico porno de un gay afeminado con un jovencito heterosexual en una discoteca gayhermanita de 8Relatos eroticos me regalaron un perrorelatos eroticos mi primera infidelidadreato erotico viendo los senos de mi madre relato como me desvigo mi padrebdlol.ru esposa hijasporn lesvicoRelatos d hijas folladas 950 relatos eroticos mejor valorados delmi princesita de 8 relatos pornoRelatos xxxxmadura follando al fontaneromi vecina lo mama rico relatos eróticosRelatos porno amor filial el despertar del placer con mi pequeña hija 2 bdlol.rupono gay relatos en familiarelatos erotico mama violadaIncesto con la abuela relatadosrelatos eroticos follando con mi tia en su casaRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezporno bisexuales relato de cuando le ropen el culovecinitas cachondasRelato y fotos de mi abuela tetonaDeseo ami hija relatos porno madre e hijavigilantes follando relatos eróticosNieto se folla a su abuela relatos pornoRelato abuelo ynieta anal gratisRelatos eroticos demujeres inocentes infieles recien casadami hijita de 9 añitos relatoanal despasio relato maduraRelatos eroticos movil abuelo me coges ahhRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezRelatos erótico abuelito aprovechadorelatos porno bdlol.ru Anaisrelato erótico hermanitaconchitas tiernas relatos eroticos pornoIncesto con la abuela relatadosrelatos maduras sexorelatos pornos por culpa del juegoRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezrelatos de mujeres de vagina estrecha forsadas por enormes pijasrelatos eroticos desvirgaando hermanitas boca abajovecinito relatos eroticosRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoVecina sexy cachonda relato xxxviole relato er¨®ticocuentos eroticos entre hermanos xxxseduce a su hermano relatospornorelatos eróticos con madrastraeroticos relatosRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos,cachondosRelatos de sexo de niñeracai en tentacion con una culona relatoRelatos porno una nietica lindarelatos sexo abuelasrelatos hijitas incestoMe folle a mi vecinita de once anosEspiando relato porno.com zoofilia relatos hotRelatos de sexo de maduras de queretaroRelatos de zoofiliaIncesto con la abuela relatadoshistorias eroticas de nenas de 10 gratisen mi primera comunión relatos pornorelatos gay en ficas con negrosmi hijita de 9 añitos relatorelatos eroticos me cojo a mi hermanitazoofilia gays relatosRelatos gays xxx militares