Relato: Lorena, la Diosa (I: El despertar)



Relato: Lorena, la Diosa (I: El despertar)

Lorena, la Diosa parte 1 (El despertar)


Esta historia empieza tal vez en estas páginas. Leyendo una y
otra vez historias de orgías y de esposas emputecidas, poco a poco un deseo
increíble de ver a mi mujer en esas situaciones fue apoderándose de mi. Mi
nombre es Angel y tengo 30 años. No soy un forro de hombre, mido 1.78 y peso
alrededor de 70 Kilos, y sin ser un galán, puedo decir que me he acostado con
todas las mujeres que he querido, ya saben, como los buenos abogados, basta con
engatusar con las palabras correctas. Tampoco considero tener un pene
kilométrico como comúnmente vemos en las historias, pero si puedo asegurarte,
querido lector, que soy capaz de mantenerlo erecto durante las horas que sean
necesarias, sin necesidad de descanso.



Mi esposa, Lorena, es una ricura de 22 años, que sin ser
virgen cuando llegó a mi lado, si se sorprendió de mi capacidad para hacerle el
amor; vamos, es una mujer sumamente caliente al igual que yo y puedo decir con
orgullo que es la única que me ha aguantado las maratónicas sesiones de sexo que
me gusta tener. De igual forma, ella se siente completamente satisfecha cuando
terminamos, ya que generalmente llega a sentir por lo menos 3 o 4 orgasmos.



Mide 1.58, es morena clara, tiene unas tetas pequeñas pero
deliciosamente formadas, aunque debo decir que ya estoy ahorrando para unas
"bubbies" nuevas, pues no se siente a gusto con ellas. Para mi, aparte de decir
que me resulta muy hermosa, y que me encanta su pelo negro a media espalda, debo
confesar que su mejor atractivo desde mi punto de vista, son unas lindas piernas
y un culito parado y delicioso. A mi me encanta que use jeans apretados o mini
faldas realmente cortas con tacones de agujas, me encanta ver las miradas de
lascivia y los chiflidos de los hombres cuando la ven pasar. Realmente está muy
rica.



Aparte de ser una mujer adorable como pareja, es una
excelente amante. Si alguna vez has escuchado aquello de ""una dama en la calle,
una señora en su casa y una puta en la cama", sabrás a lo que me refiero. Es
completamente abierta a cualquier idea nueva. Me tocó desvirgar su delicioso
culito y desde entonces se volvió una verdadera golosa; de igual forma, aprendió
a beber semen y lo hace deliciosamente, con la verga completamente en su
garganta… una verdadera joya que cualquier hombre se sentiría dichoso de tener
en la cama.



Después de dos años de ser pareja, muchas veces vimos
películas pornográficas (Otro de nuestros vicios) y en especial las de gangbang…
ella se sentía excitada cada vez que veíamos a una putita rodeada de vergas y
ensartada por todos sus agujeros. Generalmente, nunca terminábamos de ver las
películas y en la misma sala cogíamos como desenfrenados, generalmente en una
doble penetración, con la ayuda de alguno de nuestros amiguitos de plástico.



Cada una de estas sesiones de cine, fue plasmando aún más la
idea en mi cabeza: Quería verla usada, como una verdadera puta por un grupo de
hombres.



Sabía que la idea no le desagradaría del todo, pero
necesitaba de tacto para no echarlo a perder. De tal forma que era necesario
sembrar el mismo deseo en su cabeza. De inmediato comencé con mi plan;
explotaría toda su lujuria y todos sus deseos para hacerlo ver poco a poco como
algo natural.



Cuando salíamos a alguna discoteca o a algún bar, siempre le
hacía notar como la deseaban, como los hombres no le quitaban el ojo de encima,
desnudándola con la vista. Le hacía comentarios como:




Mira, aquel grupo de muchachos te están comiendo…


Claro – me contestó – pues con esta ropa que me he puesto,
¿que esperabas?


¿Te gustaría estar con los 4 a la vez?


Pues… la verdad suena muy rico… sería muy cachondo ser el
centro de atención de varios hombres…




Teníamos diálogos como esos de manera continua, y notaba que
cada vez que lo hacíamos, se excitaba. Le insinuaba situaciones posibles en
restaurantes, centros comerciales, cines, en fin, en el lugar al que fuéramos.
En una de nuestras constantes correrías por las discotecas, un día decidí dar un
paso más. Había un grupo de chicos, que para decir la verdad, tenían muy buen
aspecto, se notaba que gustaban del gym. Todos atléticos, excelentes cuerpos, 4
en total, 3 de ellos morenos y uno rubio. No dejaban de mirar a Lorena y de
hacer comentarios mientras bailábamos, viendo como movía su espectacular cuerpo
a unos metros de ellos. Cuando fuimos a sentarnos, noté que se le habían pasado
un poco las copas, así que le dije:




Los tipo que están en aquella mesa, se mueren por verte de
cerca


Mmmm… la verdad es que no están mal… ¿no serán stripers?


Pues no sé… ¿qué opinas si lo averiguas?


¿Y cómo?


Pues muy fácil… desde que estábamos bailando, no te
quitaban la vista de encima y hacían comentarios entre ellos… ¿por qué no los
invitas a bailar?


¿A los 4? De verdad que se te ocurre cada locura…


Te lo digo en serio, Lore. Es más, baila con ellos como
acostumbras a bailar conmigo, de manera super sexy, repegándoteles, déjalos
que toquen un poquito, siéntelos cerca de ti…


Angel… ¿estás hablando en serio? Te morirías de los celos
si hago eso


Claro que no, es sólo una fantasía, un juego. No vas a
dejarme por bailar con 4 tipos, ¿o si?


Claro que no tonto… ¿de verdad me dejas?


Si… la idea me amorba muchísimo




No dijo nada más, simplemente se levantó y fue hacía ellos.
Sinceramente, fue muy divertido ver la cara de ellos cuando se acercó y les dijo
que quería bailar con los 4 al mismo tiempo, según me dijo después. Tras unos
segundos en los que se miraron unos a otros como bobos, de inmediato se
levantaron y fueron a la pista. Al principio, bailaban un poco separados de
ella, mirando como se movía al compás de la música; después, ella un poco más
descarada, empezaba a acercarles el trasero y ellos poco a poco fueron cerrando
el círculo. Era delicioso ver a aquellos grandulones con esa delicia de mujer en
medio. De repente, la música cambió por las clásicas baladas y supuse que en ese
momento se sentarían. Error. Sólo dos se retiraron y los otros dos continuaron
bailando con ella, uno por delante y otro por detrás. "Ahora si se puso bueno el
asunto", pensé. En ese momento vi como empezaba a besarse con el rubio, que la
acercaba hacia su cintura, mientras uno de los morenos se agachaba un poco para
repegar su paquete contra sus deliciosos globos de carne, al tiempo que
levantaba un poco su ya de por si corta minifalda para acariciar sus piernas. Yo
mientras tanto, estaba que no lo creía; imaginaba miles de escenas cachondas,
pensando en como se vería penetrada por esos tipos, ella desnuda en medio de una
cama, saboreando sus vergas, una por una, degustando su leche. Después de unos
minutos de estar así, se volteó lentamente bailando y pude ver que ambos tenían
un tremendo multo entre las piernas, era seguro que Lorena estaba bastante
excitada.



Cuando terminó de dar la vuelta, quedó esta vez de frente al
moreno y con el rubio atrás y continuó el tremendo cachondeo, besándose de
manera frenética. El rubio mientras tanto, se daba gusto pegando su verga a sus
nalgas y acariciándole, más bien dicho, estrujándoles sus tetitas desde atrás.
No lo podía creer, ella se meneaba en una forma tal, que parecía que le estaban
haciendo el amor ahí mismo. Pasados unos minutos, los otros dos que de seguro se
morían por tomar parte en el show, se levantaron y pidieron su parte; por la
cara de los otros, noté que no tenían muchas ganas de hacerlo, pero al final
cedieron sus lugares y los otros de manera aún más voraz comenzaron a "bailar"
con ella. Yo sólo veía cuatro manos tocando por todos lados a mi esposa. Por un
momento, pensé que me chorrearía ahí mismo. De pronto, un mesero se acerco a
ellos y les murmuró algo, tras lo cual, Lorena se dirigió hacia mi y sólo me
dijo, "Vámonos". Me quedé intrigado y noté que todas las miradas se dirigian
hacia nosotros. Tomé mi chamarra y nos dirigimos hacia el auto. Al salir, noté
que todas la miradas se centraban en ella. Una vez arriba, lo encendí y
arranqué.




¿Qué pasó? – pregunté


Nada, que a alguien le pareció muy indecente lo que
hacíamos y se quejo a la gerencia del lugar.




AH!! Olvide comentarte un pequeño detalle… vivimos en una
ciudad, que de unos años a la fecha, tras la perdida en las elecciones del
partido político de siempre, ahora el nuevo gobierno se comporta de manera
inquisitorial, y la mayoría de la gente suele ser bastante hipócrita y
santurrona. Así que cuando visiten Guadalajara, México, busquen los lugares más
apropiados para ir de marcha, o en caso contrario, prepárate a ser quemado en la
hoguera.




Bueno, ¿qué hacemos? ¿quieres esperar a los chicos?


No, me urge que me lleves a la casa y ¡me destroces!




No bien terminaba de decirlo, cuando se agachó y sacó mi
verga del pantalón, con bastante trabajo, ya que se encontraba a punto de
reventar de la excitación. Sentí como su rica boquita empezaba a comerse mi
pene, pero de una manera desesperada, sus labios succionaban como si en ello le
fuera la vida, mientras en cada viaje se iba comiendo más y más tronco, hasta
que se senti como la cabeza empezaba a estrellarse contra su garganta. Sentía
sus ricos labios aferrarse a mi tronco mientras subía y bajaba con maestría.
Como pude, con mi mano derecha deslicé su tanga hacía abajo y acaricié su
vagina… ¡ESTABA COMPLETAMENTE MOJADA! No lo podía creer, pero estaba estilando y
sus jugos se corrían por sus piernas, cualquiera hubiera pensado que se estaba
orinando ahí mismo. Enterré uno, dos, tres dedos y ella empezó a jadear como
loca, sin sacar mi mástil de su garganta. Ahí empezó una lucha frenética: ella a
comerse mi verga por completo, sin dejar un solo pedazo afuera y yo a dedearla
salvajemente y a intentar mantener la concentración mientras conducía.



Sentía mi verga deliciosamente acariciada por su lengua,
mientras sus labios me prodigaban una deliciosa y firme succión. Yo seguía
metiendo con furia mis dedos en su mojada puchita, y escuchaba sus jadeos y
grititos, sólo calmados por el tapón de carne que se tragaba. Al llegar a la
esquina de la casa, la mamada que me daba se intensificó, a la vez que de sus
labios se escuchaban frases mutiladas:




AHH! AHHH! AAAAAAHHHHHHHHH! ¡EE ENGO, EE EEEEENNGOOOOO!!




No aguanté más, mientras escuchaba que no podía ni hablar
bien con mi verga enterrada en su garganta y su explosivo orgasmo, empecé a
disparar mis chorros de semen directo a su traquea.




Así, así puta! Trágate mi leche, cabrona! SACAMELAA
TOOOODAAAAAA!




No se cuanta leche le solté, pero fue una venida de
campeonato. La muy puta mamaba y mamaba mientras me acariciaba los huevos, sentí
7 u 8 disparos, todos directo a su garganta y ella siguió mamando sin dejar
escapar una sola gota. Menos mal que tenía los vidrios arriba o de lo contrario
hubiéramos despertado a todo el vecindario.



Bajamos del auto de inmediato y nos dirigimos de inmediato a
la habitación. Lorena empezó a desnudarme de manera violenta, incluso botó 2
botones de mi camisa; parecía como poseída.




Saca los consoladores, quiero sentirme llena por completo!




Saqué del closet los dildos, teníamos 3 en total, un par de
7" uno de ellos delgados y el otro como un pene normal y el fabuloso super 11",
un juguetito de 11 pulgadas de largo y bastante gordo, que alguna vez pensé que
había sido dinero tirado a la basura, pues nunca había querido usarlo, decía que
estaba muy grande. No me dio tiempo de nada, sólo se quito por completo las
empapadas tangas y se subió un poco el vestidito de lickra, montándose en mi
cara en posición del 69, tomando de nuevo mi verga entre sus labios, que ya
estaba bastante dura sólo de ver el estado de excitación en que se encontraba.
Comenzó de nuevo a mamar como una posesa, mientras sus jugos estilaban hasta mi
cara mojándola por completo. Tomé el más delgado de los consoladores y lo empapé
un poco con sus abundantes líquidos y lo empujé un poco en su ano, mientras
tomaba el más grueso y lo deslizaba por su vagina. Su esfínter respondió
hambriento al igual que su mojado coño, tomando por completo lo que se les
ofrecía. De pronto dejó de mamar y me dijo:




Esos no! Saca el de mi vagina y ponlo en mi culo y el
grandote métemelo duro en mi puchita, de un solo golpe, viólame cabrón, me
urge más verga!!




Eso si era demasiado. Pese a su habitual calentura, esa noche
Lorena se encontraba como una verdadera puta en celo. Saqué los consoladores de
sus agujeros y metí el que estaba alojado en su vagina por el ano, el cual se
abrió como por arte de magia y lo tragó por completo. Tome el gigante de
plástico que prácticamente era virgen y lo encendí a la máxima velocidad, pues
creí que era demasiado grueso para ella, quien sigue bastante estrecha y lo
coloqué en su entrada para tratar de dilatarla un poco, por si acaso.




Chingada madre, cabrón! De un putazo, mételo todo, rómpeme
la madre CABRON!




Bueno, donde manda capitán, no gobierna marinero; De un solo
envión le retaqué en su rica puchita las 11 vibrantes pulgadas de plástico, no
sin cierto esfuerzo, la estaba abriendo al máximo, y sentí que casi al final
topaba un poco, pero seguí empujando con fuerza.




Ahhh!! Así cabrón, con fuerza, me estabas reventando la
madre! Siento que se me quiere meter hasta el útero!!! AAAYYYY! Que vergota,
que rica, muévelos más duro, sácame la mierda cabrón!! ME VENGO!!!! ME VENGO
CABRON!!! AAAAAAAHHHHHHHHH!!!!




En ese momento, algo que yo consideraba un mito, me golpeó
como una gran verdad: la eyaculación femenina. No se si lo fue o no, pero en ese
momento, sus jugos empezaron a escurrir por su vagina, llenándome por completo
la cara, mientras yo hacía grandes esfuerzos por beberlos por completo, pero era
imposible, era una fuente que parecía no tener fin. Lorena se retorcía, con mi
tranca clavada hasta el fondo de su garganta. Empecé a sacar las vergas, después
de su tremendo orgasmo.




¿Qué haces? Dame si piedad, cabrón, quiero más, necesito
MAS!!




Anda con la putita!… Bueno, al cliente lo que pida… seguí
bombeando una y otra vez con los pitos plásticos por su ano y su puchita.
Mientras, ella no dejaba de mamarme la verga de una manera que hasta ahora había
sido completamente desconocida para mi, pues aunque siempre había sido una
mamadora de primera, esta vez además de mamarme la verga, la abría un poco más y
empezaba a dar alojamiento a mis huevos en su dulce boca. Primero uno, luego el
otro…. NO SABIA EN DONDE DIABLOS SE GUARDABA TANTA CARNE!!



Yo seguía las órdenes de mi enloquecida puta y metía y sacaba
los más rápido y duro que podía los consoladores de sus enrojecidos agujeros,
que parecían a punto de reventar, dilatados al máximo. Se sucedieron los
orgasmos una y otra vez y parecía que lejos de calmar su fuego, se encendía más.
Yo tuve dos eyaculaciones más y ella seguía mamando sin dejar escapar la verga
de sus labios, tomándose cada gota de mis calientes chorros. Después de mi
tercer venida, se sacó la verga de la boca y todavía con mi leche en su lengua
me dijo:




AY PAPI! Que rico, sígueme dando, por favor hazlo realidad,
te lo ruego


Hacer realidad… ¿qué?


Que me cojan entre varios hombres, quiero sentirme así,
toda cogida, toda llena. Por favor, dame ese regalo, quiero sentirme así de
llena, pero con vergas de verdad, tragar leche hasta hartarme!




ZAZ! Lo que pensaba que era el "siguiente paso", de pronto se
había convertido en la idea rondando en su mente! Me salí de debajo de ella y se
recostó y siguió metiéndose los dos vergones en sus dilatados agujeritos.




¿Estás hablando en serio, Lorena?


Si, papi, mira que rico me meto estas vergotas, pero quiero
unas de verdad, papi, quiero sentirme chorreando leche, quiero ser tu puta y
que me ofrezcas con quién tu quieras!




Vaya, al final el esfuerzo rendía frutos… aunque debo
confesar que aún lo me lo creía por completo. Lorena siguió dándose gusto con
los trozos de plástico que tenía dentro hasta que después de alcanzar el enésimo
orgasmo, se los saco con suavidad y se quedó profundamente dormida sobre su
costado. Su rica puchita estilaba jugos y su ano se encontraba dilatado en
serio. Me acomodé entre sus piernas y con mi lengua limpié el desorden en su
vagina, mientras metía 4 dedos en deliciosamente abierto culo. Después de un
rato, también me recosté y me quedé dormido, cansado pero satisfecho.



Unas horas después, me levanté con una resaca de muerte y
descubrí que Lorena no estaba a mi lado. Me levanté y la encontré en la cocina
preparando el desayuno. Se notaba que acababa de bañarse y se notaba tan fresca
como si nadie hubiera pasado.




Hola mi amor, buenos días!


Buenos? Siento que estoy a punto de reventar – dije
mientras sacaba una cerveza del refrigerador - ¿Es que no tienes cruda?


No, la verdad me siento perfectamente bien, sólo un poco
desvelada.




Creo que algunas mujeres no dejarán de sorprenderme. No sólo
se encontraba sin resaca, si no que además tenía una vitalidad que no parecía
normal para alguien que había tenido una docena de orgasmos en medio de una
borrachera.




La pasaste bien anoche, eh?


Si mi amor, la verdad es que estuviste maravilloso…


Pero si n siquiera te penetré!!


No, pero desde lo que hicimos en la disco, me motivaste
muchísimo, me sentía como nunca me he sentido, esta vez de verdad sentía que
me quemaba, fue delicioso


No andas adolorida?


No, para nada… pero si me siento muy satisfecha


Oye Lore… ayer dijiste que querías que lo hiciéramos
realidad…


Bueno, fue por la calentura…


Pero , ¿en verdad lo deseas o no?


Esteee…. Promete que no te enojarás conmigo…


Bien, te lo prometo, pero dime lo que en verdad piensas


Mira Angel… anoche me dejaste entrever un mundo que no
conocía. Muchas veces había fantaseado con estar entre varios hombres, o ver
varias vergas a mi disposición; pero anoche mientras bailaba, mientras sentía
como esos hombres me acariciaban descaradamente enfrente de ti, de sentirme
tan deseada, mi mente empezó a viajar a mil por hora. La verdad es que cuando
llegamos y nos metimos en la cama, mientras me destrozabas con los juguetes,
me imaginaba que eran ellos, que eran sus vergas las que me estaban
destrozando.


Vaya, con razón de portaste como lo hiciste.


Si, espero que no estés molesto


No, no lo estoy. Y entonces ¿fue sólo la calentura y las
copas?


No Angel. La verdad es que quiero hacer realidad esa
fantasía tuya que ahora también es mía. Quiero que varios hombres me hagan
suya, entre ellos, tu.




En ese momento, mi pene que ya había estado despertando por
la plática, se puso como de acero. No lo podía creer. Por fin, mi sueño de verla
como toda una puta a la disposición de otros hombres empezaba a cristalizarse.




Sólo que hay algunos detalles mi amor


Cómo cuales?


Bueno, en primera, no quiero tener nada que ver con los
hombres con los que quieras que esté. Es decir, nadie que nos conozca. En
segundo lugar no quiero que nadie sepa que soy tu esposa, preséntame como una
amiga o tu sabrás.


Perfecto. ¿algo más?


Si. Quiero que tu seas uno de los que participen


¡NO TIENES QUE DECIRLO!


Y por último… no quiero que me vayas a conseguir a un
viejo, sólo de tu edad o mas jóvenes… tu organiza todo, vemos cuales son las
posibilidades de que todo salga bien y lo echamos a andar, ¿de acuerdo?


Perfecto, mi amor.




Ese día no paré de hacerle el amor, especialmente usé, no,
mejor dicho, abusé de su ano que se conservaba un tanto dilatado después de la
noche anterior. Durante las siguientes 2 semanas, no podía pensar en otra cosa
que no fuera organizar la tan dichosa orgía con Lorena como plato principal.
Pero a medida que pensaba en posibles situaciones, había uno u otro detalle que
hacían que el plan no fuera precisamente como yo lo deseaba. Empezaba a
desesperarme, cuando un lunes por la mañana, sonó mi teléfono.




¿Ingeniero? – dijo mi secretaría


Dime Carla


Le llama el señor Javier Jiménez


Pues no tengo la menor idea de quien pueda ser


Dice que fue compañero suyo en la secundaria


AHH! Déjame la llamada




Javier había sido junto con Ricardo Alvarez, mis mejores
amigos. No había bronca, escándalo o detenidos en la biblioteca sin que
estuviéramos nosotros 3. A donde iba uno, iban los otros dos. Sin embargo,
después de la secundaria, sus familias se habían mudado a Monterrey, al norte de
México y desde entonces, nunca nos habíamos encontrado de nuevo




Angel?


JAVIER! Que gusto de escucharte! ¿cómo fue que lograste dar
conmigo?


Bueno, tenía el número de teléfono de tu madre y ella medio
tu número de la oficina


Pues me da mucho gusto, ojalá y que podamos vernos pronto,
si es que puedo hacer el viaje a Monterrey


No será necesario


Y eso?


Estoy en Guadalajara, acabo de llegar ayer en la noche y lo
primero que hice fue darme a la tarea de localizarte


Eso es excelente. ¿Vienes en plan de negocios?


No, la verdad es que vengo a una boda. Se casa Ricardo


Ricardo Alvarez?


Así es, piensa echarse la soga al cuello. Su novia es de
aquí, así que resultaba prácticamente imposible que se casara en Monterrey.


Bueno, esa es una buena noticia, reencontrarnos después de
tantos años


¿Qué te parece si comemos juntos?


Excelente


Y nos pondremos de acuerdo para despedir de su soltería al
buen Ricky




Nos reunimos a mediodía en un restaurante. Después de
platicar de nuestros respectivos negocios en lo que a ambos nos había ido
bastante bien y nos permitía darnos una buena vida, seguimos recordando las
andanzas de la adolescencia. Después de un rato, la platica derivó a Ricardo.




Bueno Angel. Ricardo me encargó mucho que te localizara,
pues obviamente seremos los invitados de honor a la boda. Pero además, te
busqué por que necesitamos reunirnos para su despedida de soltero


¿Ya tienes el lugar?


Si, un amigo de Ricardo tiene una casita de campo cerca del
aeropuerto y sería muy bueno que nos organizáramos, pero en lo que quiero
pedirte ayuda, es en que nos recomiendes algún sitio en donde podamos
contratar a algunas chicas para la diversión




Sentí como si me hubieran golpeado en la cabeza. De pronto,
vi ante mis ojos la posibilidad de ofrecer a Lorena como atractivo de la fiesta.




¿Cuántas personas irían?


Bueno, pensando que en realidad no conocemos a mucha gente
aquí, sería algo íntimo, contando a mis hermanos y los de Ricardo, creo que
alrededor de 6 o 7




Parecía que tenía toda la suerte conmigo. Las posibilidades
de que la volvieran a ver eran mínimas, todos seríamos gente joven y nadie sabía
que yo era casado… sonaba perfecto.




Mmmm… te tengo una propuesta mejor, Javier


¿Cuál?


Conozco a una chica que puede hacernos el show a todos, la
verdad está muy bien y lo podemos pasar muy bien


¿Una? No hombre, el chiste es que todos podamos echar unas
buenas cogidas


No me entiendes. Esta chica es capaz de coger con todos
nosotros, dejarnos secos y ella tan campante


¿Con todos? No mames, a menos que la vayas a sacar de una
película porno…


Pues casi, casi… es calidad garantizada. Yo he estado con
ella varias veces y es increíble, es una verdadera diosa en la cama. En una
ocasión tuve la oportunidad de verla en acción con varios y olvídate, los dejó
muertos


Eso suena muy cachondo. ¿De donde sacaste semejante puta?




En ese momento comprendí la verdadera dimensión de lo que
pensaba hacer. Estaba convirtiendo a mi Lorena, a la hermosa mujer que dormía a
mi lado, mi compañera, mi amiga, mi amante, en una verdadera puta. Dudé sólo por
un momento. Pero no podía dejar ir esa oportunidad ahora.




Pues coincidimos en una fiesta y ahora soy su cliente
regular


OK. Pero, ¿seguro que si aguanta?


Claro, te lo digo yo. Déjame ponerme en contacto con ella y
yo te aviso mañana


De acuerdo, la idea es que todo esté listo para el sábado




Después de platicar por 3 horas más, me retiré directo a mi
casa. No podía esperar para hablarlo con Lorena. En el camino imaginaba todas la
escenas posibles con el grupo de hombres y la forma en que pensaba entregar a mi
esposa. En cuanto llegué, la senté en la sala y le expuse cual era la situación.




Angel, eso suena muy rico, pero… ¿Ya pensaste en el día de
la boda? ¿No me piensas llevar o qué?




Me sentí idiota. Pensé en la despedida de soltero, pero jamás
me acordé que tenía que ir a la boda. Eso podía echar por tierra todos mis
planes.




Lore, de ellos nadie sabe que soy casado. Si no te importa,
pues puedo manejar que cogemos con regularidad y salgo contigo aunque seas una
prosti.


No… como que no acaba de gustarme la idea… y si les dices
que sí, pero que no me pueden ver, algo así como una máscara o algo?




A cada momento comprobaba que Lorena tenía alma de
prostituta. Esa idea no sonaba mal, así que después de charlar un rato,
decidimos que así lo haríamos. Llame a Javier a su hotel.




Javier, ya está lista la nena


OK. Conste que si luego no se hace buen ambiente, te toca
cargar la culpa, eh?


No, nos divertiremos mucho, garantizado


¿Cuanto va a costar?


Por eso no te apures, yo pago


Hecho, entonces nos vemos el lunes


De acuerdo, hasta el lunes




Al día siguiente, nos metimos Lore y yo a una tienda para
adultos, había que ver que era los que necesitaríamos. Estuvimos cerca de 2
horas viendo todo lo que podíamos usar. Al final, le compré una linda máscara de
piel, que le cubría completamente la cara, pero dejaba su cabello suelto y un
amplio espacio en su boca, pero que escondía lo suficiente su rostro como para
no ser reconocida. También le compre un minivestido y ropa interior de latex,
combinado con unos zapatos de plataforma altísimos con tacón de aguja. Pensando
que tal vez Lorena podría sentirse un poco tensa, compramos también un
lubricante comestible, además de una buena ración de condones, la mayoría, de
sabores. Llegando a la casa, lo primero que hizo fue modelarme. Realmente sólo
había una palabra para describir como se veía: ¡PUTISIMA! Era increíble ver su
bien formado cuerpecito enfundado en ese uniforme de prostituta… aunque en
realidad se veía como si fuera su verdadera personalidad. A partir de esa noche,
repasamos detalles que tal vez parecían bobos, pero podían ser muy importantes
como para arriesgarnos a ser descubiertos.



Acordamos que se haría llamar Xara. Si alguien preguntaba,
diríamos que había iniciado como un cliente más, pero que con frecuencia me
acompañaba en mi "soledad" de soltero, por lo que nos veíamos con bastante
frecuencia y éramos muy buenos amigos, por lo que seguido incluso salíamos
juntos. Esto era necesario a efecto que ella se fuera conmigo al terminar la
fiesta sin despertar sospechas.



La parte complicada era la llegada. Ella no quería llegar
conmigo, pero era un tanto difícil mandarla en taxi vestida de esa manera,
corríamos el riesgo de que la gozada fuera en otra parte. El viernes, ella fue a
un centro comercial y de regresó abordó un taxi que tripulaba un hombre bastante
mayor de algunos 75 años al que le indicó que tenía que ir a una fiesta de
disfraces al día siguiente, pero que necesitaba una persona que la recogiera y
la llevara al lugar sin importarle su vestimenta. Le ofreció una buena cantidad
y el viejecito que evidentemente captó la idea de lo que se trataba, le dijo que
con gusto, que si usaba ropa muy corta no se preocupara por él, que hacía mucho
tiempo que había dejado de ser un peligro para las mujeres.



Todo estaba listo. La noche del viernes, no podía dormir, me
encontraba super emocionado. Para acabar con el cuadro, Lorena desde la noche
del martes me había pedido que no hiciéramos el amor, pues quería acumular todas
la ganas que le daba el pensar lo que pasaría la tarde del sábado. La mañana
transcurrió lenta como ningún otro día que yo pudiera recordar. A las 3:30 me
despedí de Lorena y me dirigí hacía la "casita de campo". Se encontraba en un
lugar un tanto alejado, unos kilómetros adelante del aeropuerto de Guadalajara,
pero que por otra parte daba bastante privacidad. Unos muros que debían tener
por lo menos 3 metros de alto, rodeaban el lugar, que tomaba varios cientos de
metros cuadrados. Al llegar a la puerta, de inmediato vi que en el área de
estacionamiento había ya otros 4 autos.



El lugar de "casita" no tenía nada. Era una bella casa de
estilo moderno, en 2 plantas, con amplios jardines, alberca y una cómoda terraza
en donde los demás invitados ya empezaban a beber y a bromear. Descendí del auto
y me recibieron Javier y Ricardo.




Angel, que gusto volver a verte!


A mi me apena que sea en estas condiciones, contigo a punto
de cometer suicidio!




Me presentaron a los demás. Carlos y Raúl, hermanos de
Ricardo así como Juan y Miguel, los hermanos de Javier a quienes recordaba aún
como unos niños, pues andaban rondando los 20 años. Humberto, el dueño de la
casa y compañero de negocios de Ricardo y de repente, me percaté de la presencia
de un hombre algo mayor, de alrededor de 55 años, a quien me presentaron como
Don Emilio, el padre de la novia. "Buen problema" pensé para mi, "Lorena no
quería a hombres mayores… bueno, veremos que pasa".



Estuvimos charlando un buen rato y en una oportunidad le
pregunté a Javier




Oye, y a este viejito ¿por qué lo invitaron? ¿No habrá
problemas después?


No, hombre, si Don Emilio es un cabrón bien hecho. Tiene
fama de galán y aún a su edad, me consta que lo siguen muchas mujeres muy
guapas y jóvenes.


Pues claro, con el dinero que tiene no hay problema


Pues no se, pero la verdad que jala muy buenas chicas. Y
hablando de chicas, ¿a que hora llega la nena del show?


Pues quedó que a las 6:00 o 6:30, ya debería de estar aquí




En eso estábamos, cuando vimos el taxi ingresar al
estacionamiento. Lorena ya traía puesta su máscara y había teñido algunos
mechones de su cabello con tonos oro y plata. Cuando descendió del taxi, todos
se quedaron con la boca abierta. Simple y sencillamente se veía sensacional. A
cada paso que daba, se notaba que destilaba lujuria por cada uno de sus poros.
Me adelanté junto con Javier a recibirla.




Hola Xara! ¿Y esa máscara? – pregunté haciéndome el tonto
mientras le saludaba de beso en la mejilla


Hoy quiero ser la mujer misteriosa, Angel. Sólo tu me
conoces y así será, a menos que alguien quiera llamarme después y pedir un
show privado




Todos reímos y empezaron las presentaciones. Noté que Lorena
hizo una ligera mueca entre de asombro y desagrado cuando le presentaron a Don
Emilio. Sólo esperaba que eso no le afectara. Hasta ese momento, todos éramos
unos atentos caballeros con ella. Todo mundo se apresuró a ofrecerle una copa y
ella se sentó y platicó un momento con nosotros.




¿Quién es el novio? – preguntó


Yo – dijo Ricardo con cierta timidez que no le conocía


Bueno corazón, sólo espero que después de lo que me verán
hacer esta noche, no te arrepientas de casarte. Hoy vas a saber lo que es una
mujer de verdad




Todos aplaudieron la broma y entre chiflidos, Lorena tomó una
silla y la puso al frente de nosotros. Sacó de su bolsa un CD de música bastante
movida y el fabuloso super 11, que juraba, sería un gran amigo en lo venidero y
lo dejó en una mesita a un lado de la silla comenzó la música y empezó a bailar
frente a todos, con unos movimientos de mujer caliente que más no habría sido
posible. Menos mal que alguien se había dignado a cerrar el portón y nos
encontrábamos en el lugar más privado que hubiera podido imaginar.



Lorena brincaba de un lado a otro y poco a poco se acercaba a
nosotros, que estábamos sentados en un semicírculo, con Ricardo en medio. En un
giro, de repente se paró de espaldas a él y se agachó hasta mostrarle su cara
por entre sus piernas. Ricardo, con cara de tonto, sólo atinaba a ver de cerca
ese hermoso culo que tenía frente a él.




Agárrale las nalgas, pendejo! – le grito Don Emilio, que
estaba a un lado mío




Vaya que era de ambiente, ese señor. Era el que mas gritaba y
chiflaba; En un momento dado y mientras Lorena repegaba sus nalgas sentándose
por turnos en cada uno de los muchachos, me dice al oído




Que buena puta te conseguiste, Angel! Vas a ver que después
de que le meta mi juguetito hoy, se va a volver más viciosa de lo que ya se
nota que es


Pues la volveremos entre todos, Don Emilio!




Tocaba mi turno y Lorena siguió "bailando" en las piernas de
cada quien. Definitivamente, para ese momento maldije el momento en que se me
ocurrió ponerme unos vaqueros, la verga me estaba matando por salir de su
prisión. Momentos después, Lorena dejó mis piernas y se sentó en las piernas de
Don Emilio, que no tardó en empezar a acariciar sus piernas con una mano y las
tetas con la otra. Vaya gusto se estaba dando el viejo!



Después de unos instantes, como pudo se zafó del morboso
viejo y se dirgió de nuevo al tocadiscos, para poner esta vez una música clásica
de Striptease. Se sentó en la silla y lentamente empezó a jugar con el
consolador. Haciendo un esfuerzo se lo introducía en la boca y lo mamaba casi
por completo. La rechifla no se hizo esperar y ella seguía restregándose contra
la silla, tocándose las piernas y mamando a su amante de plástico. Después de
unos minutos, hizo a un lado su diminuto tanga y lo empezó a introducir
lentamente, haciendo gestos de placer y dolor que hicieron que la concurrencia
se prendiera aún más, viendo sus piernas abiertas frente a nosotros y con el
juguete perdiéndose dentro de ella. Su vagina comenzaba a soltar su jugos y se
veía bastante rica. Después, cambió de posición y se hincó sobre la silla,
metiéndose el dildo desde atrás. La vista de su delicios trasero se antojaba
única y para esas alturas, Juan y Carlos tenían sus vergas de fuera, dándose
pequeños jalones. Al ver esto, todos, a excepción mía y de Don Emilio,
decidieron sacar su vergas y frotárselas.



Teníamos ahí una buena colección de vergas de todos los
tamaños, nada exagerado, aunque pude ver que la de Miguel sobresalía un poco de
las demás en largo y ancho.



Terminó la pieza en el tocadiscos y Lorena se acercó a
Ricardo e hincándose ante él le dijo




Tu eres el homenajeado, así que te toca primero




Y después de esto, se introdujo su verga en la boca, y empezó
a darle una deliciosa mamada, mientras que los demás estallaban en gritos de
algarabía. Lorena chupaba arriba y abajo, se notaba que lo succionaba con fuerza
pues por momentos la verga se veía blanquecina, como si le estuviera sacando
hasta la sangre. Ricardo tenía su palo encajado en garganta de Lorena, y tenía
un cara de que estaba gozando como loco. Los demás seguían jalándose las vergas,
sentados, mientras Lorena se estaba dando un gustazo con la tranca de Ricardo.
Se notaba que los días de abstinencia habían logrado su efecto. En ese momento,
vi como él le agarraba la cabeza por detrás mientras gritaba.




AAHHH!! Así, que rico, sigue mamando, sigue
MAMAAAAANNDOOOOO!




Lorena mamaba delicioso, mientras el daba la venida de su
vida, seguro que jamás se la habían mamado tan sabroso, porque en dos minutos le
disparó. Yo pensé "Que rico, se está tragando toda su leche caliente… ¿LECHE?!
MIERDA! ¿Y los condones?" La muy puta no se había conformado con el festín de
vergas, también lo quería de leche. Cuando se sacó la verga de la boca le dije




Creí que en las fiestas siempre usabas condones, Xara…


Pero esta es una fiesta con tus amigos, Angel y yo confío
en ti




Mierda, ahora si parecía que esto se me podía salir de las
manos. Lo único bueno era que cada mes la inyectaba con anticonceptivo, de lo
contrario me preocuparía por un embarazo no deseado… pero no podía hacer mayor
escándalo o todo el mundo sabría de que se trataba la puesta en escena que
estábamos haciendo.



Sin decir más, se hincó ante mi y me sacó la verga para
metérsela en la boca. La sensación después de toda la tensión fue única. La
mujer a la que amo, hincada, tragándose todo mi garrote, mientras los otros
tipos miraban, fue excepcional. Me hubiera sacado la crema en unos instantes, si
no es por que los demás se pusieron alrededor de ella, con sus vergas en la mano
y ella empezó a mamar unas mientras con las manos tocaba otras. En eso, reparé
en que Don Emilio se encontraba muy quitado de la pena, sentado, viendo a los
demás repartirle verga a la boca de Lorena. "AH!! El viejito es impotente, por
eso ni se acerca". Juan se acostó y empezó a darle una mamada en su rajita,
haciendo a un lado el tanga. En cuanto su lengua la tocó, Lore sintió el primero
de muchos orgasmos esa noche. Siguió mamando vergas un rato y recibió tres
lechazos más, uno se lo trago como si nada y otros dos cayeron en su cuello y en
parte de la máscara. De pronto, reparó en Don Emilio y dijo algo que no me
esperaba




Y tu papacito, ¿no me piensas dar a probar tu verga?


No es que no quiera, putita, pero se me hace que con la mía
no vas a poder…


Pues haremos la prueba




Se paró de donde estaba y quitándose el vestido, dejándose
sólo la ropa interior, se hincó ante Don Emilio, quien se paró y en lugar de
correr el zipper, desabrochó su pantalón y lo dejó caer. Lo que vimos nos dejó a
todos con la boca abierta. Lo que tenía el tipo entre las piernas no parecía una
verga, era la maldita pata de una silla! Debía tener por lo menos 12 pulgadas y
su cabeza era un poco menos gruesa que una lata de cerveza. Todos nos quedamos
callados por la impresión y Lorena sólo pudo abrir los ojos como platos,
mientras con sus manos como hipnotizada agarraba la tranca del vejete. Se llevó
la cabeza hacía su boca, pero fue imposible, no pudo meterse semejante animal,
así que optó por lamerlo y masturbarlo con ambas manos. Lorena parecía
enloquecida con aquel tremendo cacho de carne, y siguió masturbándolo durante
algunos minutos, hasta que nos indicó a todos que no sentáramos, iniciando de
nuevo la ronda de baile en nuestras piernas, pero esta vez, metiéndose cada
verga en su mojada vagina, que se encontraba más que dispuesta a ser usada. El
primero en penetrarla fue Carlos, tomó a Lorena por la cintura y la obligaba a
darse sentones en su ansioso palo, que se encontraba perdido hasta el fondo en
la pucha de mi rica hembra. Ya entrados en confianza, Juan le acercó la verga a
Lorena para que se la mamara y ella no se hizo del rogar un solo instante,
engulléndola de golpe y con ella enterrada hasta el fondo, sacaba su lengua para
lamer sus testículos, lo que hizo que todos, incluyéndome, nos emocionáramos por
la tremenda exhibición que esta tremenda puta nos estaba dando.



Lorena movía sus caderas de arriba abajo, enterrándose por
completo la verga de Carlos, mientras con una mano se dedeaba furiosamente el
clítoris y con la otra, empujaba por las nalgas a Juan para tragarle la verga
por completo. Los demás estábamos fascinados con la escena.




Esta puta si sabe coger y no como la que tengo en mi casa –
grito de pronto Miguel


Si Angel, te aventaste un 10, esto esta mejor que un montón
de putas. Por lo pronto, esta ricura no se salva de una auténtica verguiza
hoy!




Yo sonreía nerviosamente, pero la excitación que tenía era
realmente tremenda. Quería verla como puta, pues como una verdadera profesional
se estaba comportando. De pronto los bombeos de Carlos aumentaron a la vez que
Lorena mamaba desesperadamente la tranca de Juan.




Me vengo, perra! Te voy a llenar ese puchita rica… MUEVETE
PUTA! – Gritaba Carlos


Yo también, puerca, sácame la leche, TRAGATELA! AHHHHHH!!!




El par de cabrones le estaban descargando todo el semen a
Lorena, uno en la vagina y otro en la boca, y ella por no quedarse atrás,
terminó dándose unos sentones realmente violentos en Carlos, mientras sus gritos
eran ahogados por la verga que tenía en la boca. No la soltó hasta que se había
tragado toda su leche.




AHH! Que rica vergota tienes Juan! Y tu Carlos, que rico me
inundaste – dijo mientras se levantaba


Pues para dedicarte a lo que te dedicas, tienes el coño
bastante apretado, preciosa


Espero que no estés cansada – dijo Miguel – porque pienso
probar tu rica puchita


Para nada corazón, nadie va a decir que Xara es una mujer
que deja con ganas a los hombres, mi rey – dijo mientras se ponía a gatas e
invitaba a Miguel a penetrarla con un gesto


Vamos a ver… AAHHH! Que rica puchita, apretada y muy
mojadita – dijo mientras la penetraba como a una perra


Necesito más vergas chicos, por favor, una no es
suficiente! QUIERO MAS!




Javier, presto, se acercó y le puso la verga en la boca, y la
empezó a bombear a buen ritmo. Mientras tanto, Raúl se puso al lado de Javier.
Lorena empezó a alternar mamadas entre una verga y otra y ellos le estrujaban
las tetas. Con la bombeadas salvajes que le daba Miguel en el coño, Lorena
sentía otro tremendo orgasmo.




Así, papito, así, cójeme duro, dame con tu vergota! AAAHHH!
Que rico cabrón! ME VENGOOOO! AAAHHHH!! AHHHHH! No paren de cogerme duro, así,
así!




El brassiere había desaparecido. La tanga estaba rota, tirada
a un lado de Lorena. Y la fiesta, definitivamente, era todo un éxito, con una
hembra que era toda lujuria, una verdadera máquina de vaciar penes. El primero
en venirse fue Javier y Lorena le succionó buena parte de su leche y derramó el
resto sobre sus tetas. Raúl de inmediato se apropio de la boca de Lorena y
después de unas bombeadas, se la saco y se empezó a masturbar en su cara,
mientras ella abría la boca, pescando los calientes chorros de leche en la cara.
Miguel en ese momento le descargaba toda su crema en la pucha a Lorena.




AAAHHH! Miguel, que caliente está tu leche! Me vengo de
sentirla papi! AAAHHHH!




Esto era alucinante. Cuando Miguel sacó su verga, pude ver
como del coño de Lorena se resabalaba una impresionante cantidad de leche, unas
tremendas gotas mojaban el piso de la terraza. Lorena se recostó un momento en
el piso, saboreando su orgasmo y tomando con sus dedos la leche que le salía de
la vagina, para llevársela a la boca. Era increíble. Ella se encontraba en el
séptimo cielo y parecía que nos dejaría a todos sin gota de semen.




Don Emilio, ¿no quiere probar mi vagina? Me muero de ganas
por sentir su vergota…


Claro que si, Xara… sólo esperaba que te dilataran un poco,
para poder hacerte mía con facilidad.


Recuéstese, ahorita le toca su parte – se levantó y de su
bolso tomó el lubricante – y tu Angel, acércate amor, quiero sentir tu pitote
en mi culo


Listo y a tu disposición


Bueno, - dijo mientras me lubricaba la verga – sólo espera
a que me haya montado en Don Emilio y tu Ricardo, acércate, que quiero
motivarte con mi boca




La verga de Don Emilio se veía realmente impresionante,
parecía un hongo gigante. En ese momento pude comprobar que la cabeza era
bastante grande, pero el tronco era más bien normal. Así que el momento difícil
era la penetración inicial. Lorena se subió a horcajadas sobre él y tomando el
monstruo con una mano, lo dirigió hacia la entrada de su vagina, y lo restregó
un par de veces, tratando de usar la leche de los otros para lubricarla un poco.
Y entonces inició el descenso. Creo que tardó un par de minutos intentando meter
la cabezota, en medio de quejidos, un poco de dolor un poco de placer. Cuando
por fin lo logró, siguió metiéndose más y más de aquel gigante. Todos
observábamos impactados como aquel delicado cuerpecito daba cabida a semejante
animal. Cuando por fin, después de un buen rato, logró meterlo todo, empezó un
suave movimiento de caderas; la verdad, resultaba delicioso ver aquel coñito
abierto al máximo por una verga de ese tamaño.




AHHH! Papi, que tremendo palo te cargas! Me siento
completamente llena! Está riquísima… Angel, por favor, encúlame y tu Ricardo,
dame ea verga tan rica en la boca.


Tus deseos son órdenes – dijo Ricardo acercándole la verga
a la boca




Mientras tanto yo apunté a su delicioso ano, e introduje
delicadamente mi verga que estaba a punto de estallar en su apretado culito.
Verla penetrada en ese tremendo garrote me tenía realmente como loco, mi sueño
de verla gozando como una verdadera actriz porno, me tenía bastante caliente.
Cuando la tuve bien adentro, empezamos un acompasado movimiento, si bien Lorena
no se sacaba por completo la verga de Don Emilio, si no que seguía con ella
hasta el fondo, podía sentir como provocaba que su esfínter apretara mi garrote
más de lo normal.




AHH! Qué bárbaro, esto está riquísimo, me siento llena por
completo.




Continuamos el movimiento, durante unos 10 minutos, en medio
de los gritos de placer de Lorena, quien no dejaba de coger y mamar como si en
ello le fuera la vida. Llegó el momento en que no aguantaba más y terminé,
llenándole por completo su rico ano con mi leche.




Te voy a llenar, Xara, ten mi leche! AHHHH!!! – grité,
inundando su recto


AHHH! Que rico Angel, así, reviéntame…




Ricardo tomó mi lugar en su culo y otro de los muchachos en
la boca de Lorena. Uno tras otro, fueron utilizando su boca y su ano, pero ya
nadie, terminó, todos estuvieron cambiando posiciones entre su boca y su ano,
mientras Lorena seguía empalada por Don Emilio, que por increíble que parezca no
terminaba, durante la siguiente hora y media continuó bombeando a mi esposa sin
piedad en su rica puchita, aunque jamás llegó a eyacular. Durante este lapso,
Lorena debió alcanzar por lo menos otros 5 estruendosos orgasmos.



Después de un rato, Lorena pidió un momento para asearse un
poco y tomar algo, retirándose al baño, que se encontraba en la parte alta de la
casa. En ese momento, eran cerca de las 11 de la noche y empezaba a refrescar un
poco, por lo que sugirieron que pasáramos a la sala de la casa. Mientras nos
instalábamos, noté que Humberto se dirigía aparentemente a la cocina y unos
instantes después, regresó acompañado de 2 muchachos de alrededor de 20 años,
que después supe, eran los encargados de la vigilancia de la finca y hacían las
veces de mayordomos cuando Humberto se encontraba en Guadalajara. Ambos tenían
excelente físico y se notaba que mucho de su tiempo libre lo empleaban en cuidar
sus cuerpos. Nos trajeron más botellas de whisky así como algunos entremeses y
Humberto les pidió que no se alejaran, por lo que pudiéramos necesitar.
Aparentemente, ellos no se habían enterado de la fiesta que nos traíamos en la
terraza, a no se porque todos estábamos desnudos en la sala y una pila de ropa
en la entrada. Lorena se tardó casi media hora en regresar, me imaginé que
estaría tomando un baño. Mientras tanto la plática seguía bastante animada.




Angel – dijo Javier – Déjame decirte que te volaste la
barda, la tal Xara coge como una desesperada, no me esperaba que fuera tan
buena.


Deja de eso – interrumpió Ricardo – lo buena que está…


Si – terció Humberto – definitivamente cuando venga a
Guadalajara, nos ponemos de acuerdo y organizamos otra fiestecita de estas, la
verdad es que siempre había tenido la tentación de hacer algo así, y lamento
haber perdido tanto tiempo.


Mmmm… pues a ver si no se te enoja Angel… - dijo Miguel


¿Y por qué habría de enojarme?


Pues porque he visto que la miras de una manera muy
especial… que se me hace que estás enamorado de ella


No, para nada – dije sin poder evitar ponerme rojo como
tomate. No sólo estaba enamorado. Era la única mujer a la que de verdad había
amado en toda mi vida, así que mis reacciones y gestos, no podían ser otros.


A ver Angelito, dinos la verdad – dijo Ricardo


Bueno… pues lo que pasa es que con ella empecé como cliente
y como hace cerca de 4 años que no tengo pareja, pues alguna vez la invité a
salir como amigos y hasta la fecha, salimos juntos un par de veces al mes,
aunque siempre acabamos en mi cama


Oye, pues eso es excelente! – dijo Carlos


¿Por?


Pues porque ya tienes pareja para la boda. Tengo mucha
curiosidad por verla sin la máscara, pero me imagino que es muy guapa, además
que nadie la va a conocer, igual y la presentas como tu novia… y después tal
vez nos organizamos para seguir la fiesta en otro lado…




Vaya. Nosotros que habíamos estado preocupados por que
pasaría el día de la boda y ahí tenía a la banda de buitres, buscando la
oportunidad de darse otro festín con ella.




Oye, es verdad. No se si de verdad estás enamorado de ella,
Angel, pero definitivamente, me encantaría repetir esta experiencia con ella.
Sólo que lo siento por Ricardo, porque sospecho que su noche de bodas no va a
ser tan movida ni tan excitante como esta.




Todos reímos ante la ocurrencia de Javier. Las risas se
apagaron cuando por las escaleras vimos bajar a Lorena. En efecto, había tomado
un baño y se había cambiado de ropa, lo que me sorprendió un poco, puesto que no
me lo esperaba. Esta vez traía un corset negro, el cual dejaba de fuera sus
ricas tetitas, con portaligas, una discreta tanguita de algodón y medias que
hacían ver aún más hermosas sus piernas, todo en color negro, sin olvidar su
máscara. Se veía realmente espectacular y tan fresca, como si no llevara poco
más de 4 horas siendo usada. Noté que los muchachos que ayudaban a Humberto,
tenían los ojos y las bocas como platos. Pese a su físico, parecía que lo veían
mujeres como Lorena con mucha frecuencia, o por lo menos, no las llevaban a su
cama.




Se han quedado muy callados – dijo Lorena


Te estamos admirando, realmente te ves increíble, Xara! –
Dijo Humberto


Bien, eso me da mucho gusto. Sólo les pido que me inviten
una copa


Y cómo no, con todo lo que has hecho debes tener mucho
calor




Se sentó un rato a tomar su copa mientras la conversación
seguía. Una vez que acabó su bebida, se paro y quitando los adornos que estaban
en la pesada mesa de centro, se hincó meneándonos su rico culito.




Muchachos, ¿que les parece si seguimos la fiesta?


Siiii! – Gritamos todos a coro


Yo propongo que le llenemos todos el culo de leche, vamos a
hacer un carrusel! – dijo Raúl, que hasta el momento había estado muy
calladito.


Bueno chicos, hagan fila




Todos nos formamos de inmediato y a mi me tocó el tercer
lugar. El primero en penetrarla fue Miguel, quien le quito su tanguita y sin
contemplaciones, le empinó su gruesa tranca de un golpe, sacándole un gemido de
placer.




AAAHHH! Cabrón, que rico me la metiste, dame duro, párteme
el culo!




Miguel le empezó a dar con bastante fuerza, mientras que
Lorena gemía como gata en celo pidiendo más.




Un minuto, un minuto! – grito alguien de atrás en la fila,
que no alcancé a distinguir


Si Miguel, se acabó tu minuto – dijo Javier que estaba
delante de mi




A regañadientes, Miguel sacó su verga y le dejó su lugar a
Javier, quién sólo apuntó e igual, de un solo golpe hasta el fondo. Ella,
mientras tanto, sólo daba grititos de placer, al tiempo que con una mano se daba
dedo. Acabó el turno de Javier, y seguí yo. Introduje mi trozo en ese ano que se
veía deliciosamente dilatado, por lo que en realidad no tuvo mucho problema, y
pude notar que en cuanto estaba adentro, empezaba a apretar sus músculos,
haciendo sentir mi pene deliciosamente apretado, a pesar de la dilatación.




Ya Angel, es mi turno – dijo Humberto que seguía de mi




Mierda! Este jueguito del minuto se ponía bastante
interesante. En cuanto apenas te empezabas a emocionar, era el turno del otro.
Cuando Humberto tuvo que ceder su lugar, y se formó de nuevo, me dijo




Oye Angel, creo que invitamos a mis muchachos, ¿no? De lo
contrario van a reventar




No lo había notado, pero los pobres muchachos no podían creer
lo que veían, al tiempo que se sobaban sus vergas por encima del pantalón.




Por mi, no hay problema


Hey, Gabriel, Sergio, vengan para acá y quítense la ropa.
¿O no quieren su parte del botín?




No bien había terminado de decirlo, cuando los muchachos
quitándose la ropa, se formaron detrás de Humberto. Gabriel tenía una verga aún
más gruesa que la de Miguel. En cambio, Sergio tenía un pene más grande que el
de todos, digamos que un término medio entre nosotros y Don Emilio. ¡Don Emilio!
Pensé en lo que sería para Lorena tener ese tremendo vergón en el culo, pero él
ni siquiera se había formado, estaba sentado, en uno de los amplios sillones,
gozando de la escena con una copa en la mano y acariciando su verga con la otra,
con una mirada de lascivia increíble. El orden en el que estábamos formados era:
Miguel, Javier, Yo, Humberto, Gabriel, Sergio, Ricardo, Carlos y Juan. 9
deliciosas vergas a la disposición del vicioso culo de mi mujer. Nuevamente pasó
mi turno y cuando llegó el turno de Sergio, Lorena pegó un grito.




AY! Cabrón que me metiste, a ti no te había sentido Papi!
Que vergota! Dame rico, mi amor, dame rico!




Seguimos así como por lo menos 15 o 20 rondas. De vez en vez,
Lorena ponía un poco más de lubricante en su adolorido y usado ano, pero no
quería parar, quería más y más, era una verdadera hembra en celo. Yo no creía
que alguien pudiera aguantar tanto, pero ella estaba encantada recibiendo vergas
una y otra vez. En ese lapso, algunos de los muchachos ya habían terminado
dentro de ella y se colocan frente a su boca para que con hábiles mamadas, les
restaurara su instrumento para seguirla cogiendo. En eso Don Emilio, habló:




Bueno Xara, creo que ya es mi turno, no?


Claro que si papi, quiero tu vergota dentro de mi culo, ya
me lo tienen bien abierto y lubricado.




¿QUÉ?! Eso era lo último que espera oír de mi mujer. Si,
había recibido aquel monstruo en su vagina, pero en el ano, ya eran palabras
mayores. Ya me imaginaba comprándole pañales por el resto de su vida.




Lo siento chicos, llevan casi dos horas gozando y al pobre
de Don Emilio lo tengo muy abandonado. Además, no resisto más la tentación de
sentir esa tremenda verga dentro de mi.


Bueno, pero ven y siéntate en ella, esa posición me gusta
más.




Me sentí un poco como el Dr. Frankenstein; deseaba algo con
todo mi corazón y de pronto, me pareció que había creado un monstruo fuera de
control. En una sola noche, Lorena se había convertido en una ninf



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Relato: Lorena, la Diosa (I: El despertar)
Leida: 21048veces
Tiempo de lectura: 43minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados




























en el carro cuando y vamos de viaje historias xxxporno durísimolos 50relatos pormoRelatos pornos el abuelo y su familia liberalRelatos cogiendo con papacanarias follandorelatos eroticos zoofiliainsestos con mi madre y mi tiamaduras relatos eroticoscache:ePoJGs2JgckJ:https://bdlol.ru/1-Amor-filial_126.htm follar virgenrelatos eróticos me violaron a la fuerza y me gustorelatos porno de peque violadasRelatos eróticos gays despedida de soltero a mi mejor amigover relatos teniendo sexo con mi tiarelatos porno el profesor me violo duroporno trios hmhmisrelatosporno.com mi papa me ase probar pro primera ves su verga y de sus amigosrelato porno madre estrechafollando a la madre del amigoRelatos porno del oeste adolesenterelatoporno mi vecinita de 8 me seducesissy inspiration relato eroticoRelatos eroticos gratis mi mama es ninfomanacolegialas relatos eroticosrelato jugando sobrinitahistoria erotica de ninas de 9 gratisrelatos eroticos gay mitio el ranchero sexta partefolla en despedidami hijita de 9 añitos relatoIncesto con la abuela relatadosRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos muy calientes de amor filial madre e hijoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos de puro folladera zoofiliaRelatos pornos en amor filialmuñecas desvirgadase sin piedad con montruos porno yegua con potrorelato porno de incesto abuelo y nietamiesposo legusta berme que mi sobrinito me penetreRelatos eróticos abuelitorelato mi madre y mí madre son lesbianasRelatos porno vacaciones con tiarelato porno d una nifomana dame papi cojeme dame duroRelatos poros .. Hijita queres chupar la pija a tu papiRelatos eróticos vagabundo se culea una casadarelatos xxx de un nietarelato erotico con el capatazrelato de sobrinaRelatos xxx en la primariarelatos eroticosRelatos eroticos con mi hermana y mi amigarelato erótico herman a amigorelatos eroticos escuela gayrelatos eróticos de maduras muy calientes sin sus maridos en casaWww.de relatos de incesto y amorfilialrelatos eroticos me cojo a mi hermana sandraCon mi hija de 6 bdlol.ru/relatoeroticos salamancaleer relatos eroticos pornos d sexo con sobrinitas y hermanitasrelato de mi primera vez con mi tíarelatos erotico con mi mi hermana en la ducharelatos porno hijastra 10Historias sexo porno de abuelosIncesto con la abuela relatadosrelatos eróticos mi novia y mi hermanacon mi sobrino relato porno cumpliendo fantasiasrelato porno cogido por mi perro a mi 10relatos porno rumanasexo con mi hijastra relatosmaduras con grandes pezonesRelatos de enseñando a mi hermanita el sexo lesbicorelatos porno entre comadresrelato poniendole un supositorio a mi suegraRelatos de sobrino follando con su tía en la playarelatos porno de la puta de mi madre le gusta exibirse con falditas en la escuela con los ninos historias porno gratismi novia y su orgis relatos eroticosrelatos eroticos incesto con mi vecinita de 7mi papa me cogio relatos eroticosrelatos porno free de torturas y castigome follaron en el metroRelatos de incesto de abuelas y nietos con fotoRelatos eróticos hombres que han desvirgado culitos gaysme cogio un negro en mi despedida de soltera relatorelato esitantes con imsgenes porno y violación no consentidome coji a mi sobrina de seis añosrelatos porno de tia se folla al sobrinome folle a mi hermanita de 8 añitosrelatos me coji a mi sobrinita por 200 pesosrelatos sexo viejascon mi hijastra de 6 relatos eroticosputas y zorras follandoRelato chantajeada y cojidarelatos eroticos culo desvirgado de mi madreme tire a la mujer de mi amigo porno relatos eroticosrelatos porno mi papi me convirtió en su putita y me coge rico y duroRelatos porno con papárelato erotico necrofilia